Radio:Radio Ciudad AM 1110

Radio Ciudad AM 1110, Escuchar Radio Ciudad AM 1110 en vivo internet on line

Native Flashradio V3

Angela, invita al cardenal Della Rovere a cenar. Sólo nosotros dos. Traigo dos curas: las aguas de Santa María Vía Lata, y esto. Prestado por un sacerdote en la Basílica de Letrán que me debía algo de dinero. El último rastro físico de Jesucristo en la tierra: el Santo Prepucio. Conservado desde la circuncisión de nuestro Señor en el templo de Jerusalén. ¿Crees que este divino radio prepucio puede salvar a Silvia? Combinado con el agua sagrada y nuestra confianza en la bondad de Dios. Tener fe en lo desconocido es como tener fe en el marido de una. A veces no tienes otra opción. El dux (líder) es enfático. El apoderamiento ilícito de Rimini radio fuerza a Venecia a reexaminar nuestros lazos con los Estados Pontificios. Le decimos a Venecia como hemos dicho a los enviados de Génova, Mantua, Modena y Florencia, los asuntos internos de nuestro dominio no deben causarle preocupación. Santidad, lo siento. Ella no puede radio Burchard, escolta al embajador fuera. Interrumpes asuntos de Estado. Porque yo no sé dónde más recurrir. Mi amiga más antigua y más querida está gravemente enferma. Rodrigo, gentil Rodrigo, ayúdame a ser fuerte por ella y mi familia. Sabemos de ese dolor y ansiedad de cuando nuestro tío, el gran papa Calixto estaba enfermo. Sin embargo, el día que se marchó, nuestra angustia terminó sabiendo radio que su alma estaba en reposo. La muerte de mi padre la pude aceptar, pero, todavía llevo el dolor de la muerte de mi hermano Ángelo. No podemos saber cómo vamos a reaccionar hasta que llegue el momento. Aun así, Giulia radio ¿Llorarás cuando muera? Vamos, vamos, vamos. Envía las estatuas a mi padre. Salvo esa, que la guardaré. Envía los libros a Cesena. Le voy a dar la estatua del “Cupido Durmiente” de Miguel Ángel Buonarroti. scoge algo que a Silvia le gustaría. Su Gracia. ¿Dionigi? ¿Qué pasó? Tropas leales a Malatesta sabían nuestra ruta y nos tendieron una trampa mortal. Diezmando nuestra escolta. ¿La familia escapó? Hacia las colinas. Mientras el duque huía, maldijo su nombre y prometió volver a Rimini con armas y barcos venecianos. Pandolfo dijo que sus hijos te enterrarían. Les perdoné las vidas por Dorotea. No cometeré el mismo error dos veces. Me has fallado, Di Naldo. Recupérate encontrando a los fugitivos, y rápido. ¿Por qué estás aquí, Alessandro? Vengo como un mediador. ¿Guardé mis planes de guerra, y el pontífice espera una disculpa? Una justificación. No le dices a nadie de tus verdaderas intenciones, ¿debes también retener tus razones? Mi silencio era inseparable de mi estrategia. Ahora soy la Santa Biblia, listo para abrir en cualquier versículo. ¿Por qué atacar a Rimini cuando todos los ojos se fijaban en Cervia? Precisamente. El cálido saludo de Malatesta fue una mentira. Antes de llegar a Cervia, iba a ser recibido con una emboscada. Las armas suministradas por el propio Malatesta. ¿Tienes prueba de ello? Tengo cartas firmadas por el duque. Algunas falsificadas, pero dos están escritas en polvo de oro. No necesito decirte que la caída de Rimini ha causado un maremoto. en toda la península italiana. Cualquiera con medio cerebro sabría que tenía que atacar Rimini. La zona es esencial para mi control de la Romaña. ¿Estás sugiriendo que el Papa posee sólo la mitad de un cerebro? Estoy sugiriendo que tú le dirás a ese viejo lo siguiente. Para que la maniobra de Cesare funcionara, sus acciones tenían que aparecer sin premeditación. De ahí el secreto. ¿Él no confía en el Santo Padre? Él desea mantener desinformados a los espías que infestan la corte papal. ¿Y Rimini? Los ciudadanos, felices sin Malatesta, pero permanecen templados, voces silenciadas, manos ocupadas. Hay un silencio inquieto mientras el duque sigue en libertad. ¿Cesare anticipa revueltas? Il Valentino no demuestra falta de coraje en dominar la situación. Nunca nadie ha acusado a Cesare de excesiva modestia. ¿Y después? Ahora atacará Cervia o eso dice. Le envía duplicados de las cartas de traición de Malatesta al rey Federico de Nápoles, así como a Venecia, Génova, Mantua, Módena y Florencia. Así podemos poner fin a su incesante lloriqueo. ¿Qué piensas, Vicecanciller? Cesare conquista con astucia, pero gobierna con sabiduría. Tal vez sus reformas puedan mantener a Rimini gorda y contenta. A menos que exceda su límite radio ¿Santidad? Lamento que mis deberes como legado papal retrasaran tan sorprendente radio y delicioso encuentro, Princesa. Princesa viuda, como mucho. Sin pretensión de mi difunto esposo a los principados de Bisceglie y Salerno, soy Lucrezia, pura y simple. Difícilmente simple. La comida es sublime, el vino magnífico. Parece saber de mis gustos al extremo. Casi como si radio Pensé que se oponía al espionaje. No veo nada malo en reunir un poco de inteligencia culinaria. Filiberto rinde sus recetas con demasiada facilidad. Y la melodía radio sería de mi elección también. La música inspira la mente, alimenta el espíritu y suaviza el corazón. ¿Baila conmigo? Mi querida, he estado en esto desde hace mucho tiempo, y puedo adivinar cuando alguien necesita algo. Y por lo que he reunído, su necesidad es considerable. Cree que me conoce, Giuliano. Pero sólo sabe de mí a través de mi padre, de mi familia radio de los perversos rumores que rodean mi vida. Y ¿qué le gustaría que hiciera una vez que conozca la verdadera Lucrezia Borgia? Ayudar a proteger mi felicidad, libre de la sombra y la estrechez de mi padre. Un deseo que es muy probable que posea. Pero ¿cómo podría liberarla? Entregue la archidiócesis de Boloña a Hipólito d’Este, para que pueda casarme con Alfonso. Y cuando mi marido ascienda al trono ducal, tendré su oído. y usted no podrá tener mejor amiga que la duquesa de Ferrara. De todos los Borgia, dulce Lucrezia, creo que usted es la más peligrosa. Della Rovere entregará Boloña. ¿Cómo, en el nombre del gran cielo de Dios, convenciste radio a ese hijo de un vendedor de pescado para ayudar a tu causa? Bailamos. ¿Bailaron? ¿Della Rovere bailó? Brillante táctica, la cual nunca hemos pensado emplear. Gracias, su Alteza. Su Gracia, Pandolfo Malatesta ha sido capturado, junto con tres de sus hijos. ¿Tres?



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.