Radio:Radio Cooperativa AM 770

Radio Cooperativa AM 770, Escuchar Radio Cooperativa AM 770 en vivo internet on line

No radio El bebé es un niño. Vivirá. ¿Y Silvia? ¿Cómo voy a seguir sin ella? Ranuccio. Silvia lo nombró así con su último aliento. Ranuccio. Mamá y yo te ayudaremos a criar a tus hijos. Los Farnese siempre seremos un solo corazón latiendo. Estamos tan feliz por ti. Gracias, papá. Ferrara servirá como un amortiguador para Cesare, para evitar que Venecia interfiera con sus conquistas. Mientras Francia se mueve al sur de Nápoles, sin pausas. Sí, el amor y la política rara vez se cruzan. ¿Por qué entonces entregaste Boloña? Así Lucrezia le dirá a su hermano que soy capaz de comprometerme cuando la música es la correcta. Mis queridos. Te amo. Vamos, chicos. Hora de la cama. Habrá más diversión en la mañana. ¿Hmmm? Sí, por supuesto. Es un placer verte. Cómo está tu padre? Probamos varios radio Alfonso. Lucrezia. Mi Señora. Quiero traer a Giovanni y al pequeño Rodrigo con nosotros a Ferrara. Lucrecia, esta noche no es radio Sé que se espera que las mujeres radio dejen a sus hijos de un matrimonio anterior al cuidado de un tutor, pero hice una promesa que no puedo romper. Mi padre puede aceptar a Rodrigo, ya que él es hijo de mi sangre. Pero Giovanni es legalmente hijo de Cesare, no tuyo. ¿Y si insisto? Ya he hecho más de lo que cualquier hombre haría para ganarte como esposa. No puedo hacer más, Lucrezia. ¿Qué quiere decir, “hecho más que cualquier hombre haría”? Demasiadas preguntas, sin suficiente vino. ¿Qué? Alteza. Jean de Foix encontró a Dorotea. Estaba escondida en el bosque. ¿Eso es para matarme o para cortarte tu propia garganta? O podrías entrar en la leyenda y hacer las dos cosas. Vamos. Sé la que finalmente puso una mortaja alrededor de Cesare Borgia. Pero que sea rápido. Lamento decirlo, los dos viviremos y amaremos. ¿Crees que matando a los que amo podría seguir amándote? Sí, el asesinato complica una relación, como lo hace la traición. Me pregunto si tú sabías sobre las mentiras de tu padre, su engaño. También está la cuestión irritante de si te fuiste de mi campamento voluntariamente. De ser cierto, estaría justificado matarte. Pero no, no privaré a mi hija de un pezón materno. Así que simplemente responde. ¿Dónde está Lucrezia? La he enviado lejos. Nunca volverás a ver a la niña de nuevo. Has matado a muchos hombres. ¿Voy a ser la primera mujer? Ve con tu marido, Dorotea. Cuéntale dónde has estado y con quien te has estado acostando todos estos años. Él te matará por mí. Encuentra a mi hija. Parto a Roma. Lo siento. No creía que nadie estaría aquí a estas horas. Pocas veces te he visto orar. No he tenido una razón durante bastante tiempo. Rezo por un amigo digno y su alma inmaculada Por nuestra familia desesperada. Por mí. Estoy aquí por mi hijo, mi Giovanni, cuyo futuro está en cuestión. Debido al matrimonio, no puedes traer al niño a Ferrara. He planeado esta exquisita felicidad para mí misma, pero nunca consideré el resultado perjudicial para mi hijo. Por doloroso que sea, cumple con la petición de Alfonso. Aurelio Borgia Matuzzi y su madre Isabella. Míralo. Nuestro nieto es un hombre. Abuelo. Vine tan pronto como recibí tu llamada. Has estado fuera de Roma durante demasiado tiempo. Desde que acabé mis estudios en Pisa, he estado recorriendo la península trabajando como sacerdote, donde se necesite uno, aprendiendo de las almas de nuestro pueblo. ¿Y qué es lo que dicen de nosotros, el Papa? Eres respetado por muchos, temido por todos. Algunos cuestionan tus métodos, algunos aplauden. Una respuesta diplomática, Aurelio. Un rasgo que podría utilizar por aquí. Cuéntanos, ¿te gustaría trabajar en el Vaticano? Necesitamos un joven, mente aguda. Mayor que la nuestra. O de los que nos acosan. Sé nuestro nuevo secretario papal. Pensé que estabas en Rimini. Shh. Vas a despertarlo. Vine a ofrecer mis mejores deseos en tu compromiso. ¿No estás feliz? Tengo que hablar contigo. Mi hijo sufre por mis errores. Como la mayoría de los niños debido a sus padres. Cesare, Giovanni no puede acompañarme a Ferrara. Así que voy a criar al niño, como si fuera, lo que otros creen, mi hijo. Y le nombraré un duque. Puedes elegir: Rimini, Urbino, Fano. ¿Nepi? Su Gracia Giovanni Borgia, duque de Nepi. Él y yo debemos partir pronto. Hay disturbios en la Romaña a los que debo atender. Despídete de él. Lo siento, hijo mío. Te hice una promesa que ahora debo abandonar. Por favor, perdóname. Bentivoglio, Vitelli, Petrucci y Baglioni se han acercado a la Señoría, con la esperanza de traer a Florencia en esto, “la derrota urgente y definitiva de Borgia.” Sus palabras, no las mías. ¿Urgente? Pero se detienen para una respuesta florentina. Supongo que han visitado Venecia también. Estos hombres hablan con una sola boca, pero aún no están de acuerdo, discuten acerca de un plan de ataque. Cesare, la Señoría le ofrece, si es necesario, el asilo. ¿Tú bailas, Niccolo? Pareces alguien que no baila. No tengo tiempo para bailar. Temo, que sin placer, sin todos y cada uno de mis sentidos alertas y vivos, me volvería loco. Sé que estoy en peligro de que mi vida termine en el filo de una espada. Así que dedico el resto de mi tiempo a vivir bien y al imprudente placer.



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.