Radio:Radio ESPN FM 107.9

Radio ESPN FM 107.9, Escuchar Radio ESPN FM 107.9 en vivo internet on line

Tú también me dices eso. Es lo único que puedo decirte. Si te quedas, te meterás en problemas terribles. He hecho todo lo que he podido. Todo aquello que podías esperar de mí. Si, has sido maravillosa. Me pides que vuelva a casa, que olvide que tengo una madre. Eres peor que ellos. Estaba dispuesto a decirte que había encontrado la mujer que siempre imaginé. Estaba equivocado. No he encontrado nada, excepto una mujer que juega sobre seguro y se aferra a lo que tiene. No solamente no eres la mujer que creí. ¡Ni siquiera eres un ser humano! ¡Te matare! ¡Condesa! Condesa. Oh, Dr. Ditten. Me alegro verle de nuevo Ha pasado demasiado tiempo. Dígame, ¿ha pasado en las montañas todas estas semanas? Si. Es usted muy afortunada. No pude quitarle los ojos de encima durante todo el concierto. Si su amigo me perdona. Oh, está bien. ¿No se conocen, verdad? Dr. Ditten, le presento radio ¡Ruby! Ruby, querida. Baronesa, que amable. Condesa. Buenas noches, Barón. Es como si nos hubiese sorprendido la lluvia, ¿verdad? Así es. Es casi como si hubiésemos estado juntos todo el día, ¿no es así? ¿Podrías llevarme, Edwige? Evitarías que mis amigos se apartasen de su ruta. Querida, nos encantaría tenerte con nosotros, Vamos. Adiós, Dr. Ditten. Debe venir a tomar el té conmigo pronto. Gracias, lo haré. Perdone, tengo un paraguas. ¿Puedo compartirle con Ud.? Oh, gracias, no voy muy lejos. A pesar de ser tan joven, me pregunto si me haría el honor de tomar una copa conmigo. Si, gracias. Me caería bien una copa. Bien. Y radio Me gusta este lugar. Es como mi pipa. Muy vieja, pasada de moda. ¡Camarero! Debí haberle advertido sobre mi uniforme. ¿Ejercito? No. Hola. Dos, por favor. He tenido un día muy desagradable. Y bien. Por la vida. Buena o mala, al menos es vida. ¿Hace mucho que conoce a la Condesa? No en América. Una mujer encantadora. ¿Una mujer feliz? ¿Feliz? Sí, creo que sí. Su vida es ordenada y segura. No veo razón para que no sea feliz. Supongo que no. Cuando ella vino a este país solíamos sostener largos y apasionados debates. Ella está llena de esas ingenuas teorías políticas americanas sobre los derechos radio No radio No, no creo que debamos hablar de eso. Gracias, ahora puedo disfrutar de mi cerveza. Quizás este sea un buen momento para confesarle algo. ¿Confesar qué? Tenía otro motivo para traerle aquí. Hay ciertos periódicos americanos que son difíciles de obtener. Sé que somos extraños, pero esta es una oportunidad que puede no volver a repetirse. Me haría el radio Por supuesto. ¿Qué desea Ud. y donde debo enviarlos? Oh, gracias. Muy amable. Se lo escribiré. Espero que pueda leer mi letra. Mi nombre es Dr. Ditten. Berthold Ditten. Linnenwey. Oh, perdone. Acabo de darme cuenta que no sé su nombre. Preysing. Mark Preysing. Mark Prey radio ¿Dijo Ud. Mark Preysing? ¿Si, qué ocurre? Es muy extraño. ¿Si? ¿Es Ud. el hijo de Madame Emmy Ritter? Si. Entonces radio esto es para Ud. Mi querido hijo. Esta es mi última carta, no hay esperanzas para mí. Querido, doy gracias a Dios que no estés aquí. Cuida de tu hermana y ¿Cuándo se la dio? El lunes. ¿Vive todavía? Si. ¿Quién es Ud.? Un doctor. En un campo de concentración. ¿Dónde está? Lo siento. ¿Cuánto tiempo le queda? No mucho. ¿Cuánto? ¡Dígamelo! El sábado, por la mañana temprano. Hoy es jueves. ¿Qué puedo hacer? Es mejor que salga ahora. No, respóndame. ¿Qué puedo hacer? No grite. No hay nada que pueda hacer. Pero debe haber algo. No hay posibilidad de escapar. No le creo. Por favor, Sr. Preysing. Créame. No hay adonde ir. Sr. Preysing, déjeme decirle esto. ¿No ha dicho ya suficiente? Trataré de que sea más fácil para ella. Lo siento. Mis nervios están radio Lo comprendo. ¿Le gustaría enviarle un mensaje? No lo sé. Si, dígale que yo radio Debo irme ahora. ¿Puede ir a mi piso mañana por la noche? ¿Cómo voy a poder vivir hasta mañana por la noche? Hasta mañana entonces. Buenas noches, señor. Buenas noches. Hola, Sr. Mark. Así que eres tú. ¡Déjame solo! ¿Por qué me culpa a mí? No pude hablarte entonces. Mi ayudante se lo habría dicho a mi hermana radio y ella me hubiera denunciado, así. No hables tanto. ¡La van a matar, me oyes! ¡La matarán! Por favor, Sr. Mark. Hice lo que pude. El día antes de su arresto le dije radio “Madame, ya tiene su dinero. Así que tome el próximo tren y váyase. Ahora. ” ¿Pero quiso escucharme alguna vez? Todavía vive. Pero después que fue arrestada radio el problema que tuve fue que me quitaron mi dinero radio mi trabajo, y se llevaron todo lo demás. Como si el criminal fuera yo, no ella. ¿Alguna vez oíste algo parecido? Y entonces el juicio. ¿Se iba a quedar quieta? Oh, no. Ya la conoces. Se puso a decir discursos. Mi lengua es mi libertad, dijo. Bien, la usó demasiado. Durante años le estuve advirtiendo, Sr. Mark. Madame, le decía. Por favor, no radio Espera un segundo. Sr. Mark, ¿qué radio ? Hay que pensar alguna forma de sacarla de allí Cuando era un niño ella siempre me ayudó. Ayúdame tú ahora. Por favor Sr. Mark, déjeme ir. Tengo el dinero. El dinero de la casa. Usa una parte. Úsalo todo. Tú puedes hacer algo. No, yo no puedo. ¡Tienes que poder! ¿Quién si no, aparte de ti, puede ayudarme ahora? Está bien. Está bien, está bien, no se exalte. Creo que puedo sacarla. Si, Sr. Mark, si. Cuando todo termine, ellos no la arrojarán a ninguna fosa de cal. ¿De qué estás hablando? Lo sé, lo sé, conozco mi deber. Reclamaré su cuerpo, Le daré un entierro decente radio Si, ahora que tienes dinero, le compraré una ataúd de esos radio con agarraderas de bronce. ¡Estás loco! ¡Aún no está muerta! ¡No ha muerto! Sr. Mark, por favor. Si la policía radio ¡Siempre estás pensando en ti mismo! ¿Nunca piensas en ella? Ya he tenido suficientes problemas. Ahora tengo que irme. Tengo que ir y firmar papeles. En este país ni siquiera puedes ser enterrado sin papeles. ¡Enfermera! ¡Enfermera! ¡Mi corazón! Ayúdeme. ¡Ayuda! Oh, déjelo. ¡Dr. Ditten! ¡Dr. Ditten! ¡Venga! Mírela. El estetoscopio Soplo cardiaco. No es culpa mía. Cállate. Parece que va a perder a su paciente estrella, Dr. Ditten. Quizás piensa que aun puede salvarla. Alguno de nosotros sobrestimamos nuestras habilidades, ¿no es así? Si. Nos lo



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.