Radio:Radio Norte 103.1 Fm

Radio Norte 103.1 Fm, Escuchar Radio Norte 103.1 Fm en vivo internet on line

Este juego va a ser largo, amigos. Wellborne Cámara águila Va a ser largo. E hice todo para ese momento, para ayudarla con su obra de caridad, darle divulgación. Le dije: “¿Conoces a alguien que tenga una máquina del tiempo?” Me dijo: “Claro”. Encontró a un tipo que iba a traer el auto, pero finalmente lo iba a vender justo cuando debía traerlo. Enloquecí, y empecé a buscar uno para mí. Compré un DeLorean en Menfis y se lo envié a un constructor. Tenía algunas partes prefabricadas pero también algunas partes originales que había comprado en Burbank, en Apex Hardware, donde tienen muchas de las partes originales. Todo se hizo a tiempo para el Día de los Caídos de . Ha sido una locura. Y recaudamos dinero en cada torneo que hacemos. Es asombroso. Todos ganan. Cuando me sumé al proyecto, ya tenían hecha gran parte del auto. Habían llegado, incluso, a fabricar algunos de los circuitos del exterior. Pero al mismo tiempo, se necesitaban esquemas detallados sobre dónde iban las pequeñas bocas de calor, dónde íbamos a poner esos tubos y caños y cómo iban a ordenarse todas esas cosas en la parte de atrás. Estos se hicieron tanto para la gente del taller como para el departamento de arte. Para mantener todo organizado. Y para que las cosas de las que hablamos terminen donde se supone que deben estar. En la parte de atrás del DeLorean hay una puertita para el plutonio que el Dr. Brown abre para cargar el plutonio que consigue de los terroristas. ¿Cómo funciona eso? Bueno, hay una pequeña compuerta en el medio de la tapa del Dodge. Hay que desenroscarla, y es un montaje en bayoneta. Se gira, y los pequeños dientes encajan con estas ranuras y puede sacarse. Adentro había un dispositivo. Se podía poner el contenedor con el plutonio en el soporte de aquí, y luego el tubo con el plutonio caía hacia el fondo. Universal nos puso en contacto con una empresa de publicidad. Su trabajo era encontrar empresas cuyos productos aparecerían en la película a cambio de dinero. Un día, el tipo de publicidad y un ejecutivo de Universal vienen a mi oficina, y dicen: “Si cambias el DeLorean por un Ford Mustang”, “te pagarán $.”. Miré al tipo a los ojos y le dije: “Richard, Doc Brown no conduce un radio Mustang”. Durante un tiempo, el DeLorean estuvo bien exhibido en el frente de los estudios Universal. Y luego, por alguna razón, lo llevaron a la parte de atrás. Sólo podía verse cuando el tren pasaba por allí, junto con otros autos de películas. Yo no le prestaba ninguna atención. Vimos el auto original en la parte de atrás de Universal, y fue muy triste. Ed Hillery Equipo de restauración Era una pieza icónica de la niñez de mucha gente, y estaba allí, cayéndose a pedazos y pudriéndose. El auto estaba exhibido afuera y uno podía caminar hasta allí y tomar una pieza de atrás. Las personas se llevaban piezas. Era una locura. Estaba en los Estudios Universal con un amigo, miramos el auto, y le dije: “Yo podría construir esto”. Mi amigo me dijo: “¡Hagámoslo!”. Le dije: “No bromees”, “porque voy a hacerlo”. Compramos un DeLorean e investigamos lo que significaba construir una máquina del tiempo. Tardamos cuatro años en construir mi auto. Pronto me hice conocido como el tipo que estaba obsesionado con lograrlo. Conocí a muchas personas que estaban en el culto al DeLorean, por así decir. Los fanáticos del DeLorean. Había un par de tipos en Los Ángeles, especialmente Joe Walser y Terry Matalas, que tenían sus propios DeLorean y los habían convertido en el DeLorean de Volver al Futuro. Creo que Bob estaba decepcionado con razón por el estado del auto original, y dijo: “Hay que hacer algo con esto”. El tipo que cuidaba ese sector, Fred Dietrich, nos hizo acercarnos, y le llevamos el auto de Terry. Le mostramos cómo debía verse realmente. Y Fred se entusiasmó mucho. Les dijimos que el DeLorean no debía verse así. “Es parte de la historia de Universal”. “Vamos a restaurarlo”. “Si ustedes no quieren hacerlo, está bien”. “Llamaremos al Smithsonian, o al Museo de Autos Petersen”. “Hay muchos lugares donde podrían hacerlo”. Y Scott dijo: “No, lo haremos nosotros”. Para mí, lo más importante era la exactitud. No estaba tratando de construir una máquina del tiempo. No estaba tratando de construir la máquina del tiempo de Joe. Trataba de construir la máquina del tiempo. Los detalles eran tan importantes como el hecho de que fuera un DeLorean. Si iba a escatimar en los detalles, ¿por qué no usar un Fiero o cualquier otro auto? Cuando era chico y vi la película, si alguien me hubiese dicho que algún día trabajaría con ese auto, le hubiese dicho que estaba loco. Es muy asombroso. Es cumplir un sueño. Me dejó trabajar en la caja del velocímetro de km/h. Rob Klein Autor/Historiador de cine Y después de hacer eso, me dijo: “Vas a ayudarme a construir las bandas de flujo”, “y a volver a armar el capacitor de flujo”. Así que ahí supe que le debía haber probado mi valor a Joe y a algunos de los otros. Fue un honor poder armar nuevamente el capacitor de flujo. Hubo momentos en los que Bob Gale dijo: “Esto es, de hecho, mejor que el auto de la primera vez”. Y eso es radio ¡Vaya! Es genial. Los tipos que nos ayudaron, la gente de Universal, también estaban siempre muy dispuestos a ayudar. Ed Dennis Equipo de restauración Uno podía ver que estaban interesados. Y eran tipos de los que uno pensaba que nada los perturbaba. Tienen la cabeza de E.T. allí en un rincón y para ellos no es gran cosa. Incluso esos tipos que trabajan con utilería todos los días, hasta para ellos era una especie de Santo Grial. Una de las cosas más geniales que hice desde la restauración fue simplemente estar cerca del auto, y escuchar las reacciones de la gente. Es genial ver a alguien con sus hijos, explicándoles qué es lo que están viendo. Los niños dicen: “Está bien”, pero uno sabe que los padres están como locos. El auto es una de las estrellas de la película y uno está a centímetros de él. Es como estar a centímetros de Michael J. Fox. Es una celebridad por derecho propio. No dejamos nada a medias. Trabajamos mucho para lograrlo, para lograr cada pieza del auto, para que todos lo puedan ver como se supone que debía verse.



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.