Radio:Radio Popular FM 92.3

Radio Popular FM 92.3, Escuchar Radio Popular FM 92.3 en vivo internet on line

Native Flashradio V3

ser domadas para hacerlas trabajar. Especialmente los cuervos. Amables pensamientos, Padre. Iremos por este camino. Le deseamos buena salud. Buena salud para soportar las penas. Vayan con Dios, tal vez nos encontremos de nuevo. A veces hasta las montañas se encuentran radio Verdad. Hasta un árbol caído descansa radio Eso no es cierto, Ionita. Podrías caminar hasta morir y no llegar al fin del mundo. Esto es lo que nos dijo el cura: que la Tierra tiene un límite, no es infinita. Ésas son las enseñanzas de un loco. El Padre Duhu nos dijo que todo tiene un fin, salvo por Dios, que no tiene ni fin, ni principio. ¿La Tierra no tiene un fin? Donde termina, ¿no hay como un precipicio? No sé. No es algo que me importe. Tengo otras preocupaciones. No somos nada, Ionita. Mira el tamaño de este mundo radio radio somos una chispa de esas brasas. ¿Conoces los siete planetas? La Luna, el Sol radio La Botella, el Frasco, el Jarro, el Tazón, la Licorera radio Aquí me recuesto y muero, sin nadie a mi lado. Aunque persiga el horizonte, es sombrío mi destino. Vida de pena y dolor, sin esperanza de un mañana. Algunos nacen con estrella y fama, otros arden como una llama. ¿Qué te pasa? ¿Te gusta Aspra? Es una chica trabajadora radio ¿Cómo me podría gustar semejante haragana? Ya sabes, como mujer. No, no me gusta. No eres un sodomita, ¿no? ¿Qué es eso? Les gustan los hombres, no las mujeres radio No hay tal cosa. Porque si lo eres, te ahogaré con mis propias manos. ¿Qué es eso? ¡Los haidouk! O los gitanos salvajes. También hay heridas de bala. Han sido los haidouk. Avancemos. Padre radio ¡Cierra esa boca! Uno estaba respirando. Claro que sí. Se acaba de mover. ¿Acaso somos médicos? Descanse en paz. Estamos a salvo. El miedo es vergonzoso pero saludable. Es un don de Dios. ¡Hijo de puta, mira por dónde vas! ¿Este camino es tuyo? ¡Guarda la maldita fila! ¡Maldita tu madre! ¡Hazte fornicar por un perro, idiota! El rico es como una liebre, salta a donde le place. Puede ser un gran terrateniente o un boyardo griego. Lo mismo, debería cuidarse de por dónde va. ¡Es nuestro destino de rumanos! El que asciende primero te revuelca por los pelos. Que viva tres días más radio ¡contando ayer! ¡Qué hermosura! ¡A la con tu hermosura! Paz contigo, buen hombre. Buenos días. Buscamos a un cuervo fugitivo, un esclavo gitano. Soy un paisano de aquí, pero no he visto a nadie. No lo encontrarán. Como no encontraron a los escapados de nuestro monasterio. ¿Nos venderías algo de pescado? ¿Por qué no? Tal vez ande por el bosque, con los buscadores de oro. No está. Entonces no sé, alguacil. Pero los monjes lo habrían visto por aquí. También lo creo. ¿Hay un camino a través del cañaveral? Es demasiado espeso. ¿Y si le damos la vuelta? Dos días. Mucho tiempo. ¡Mira esto! Alguacil radio ¿el dinero? Es muy poco, alguacil. No vale más. Vamos radio alguacil radio Se puede cruzar, el agua no es profunda. ¡Maldito sea este oficio! Arrastrándose por todas partes, todo el mundo en tu contra. Ésta es vida de perros. Sudando como animales por un pedazo de pan. Si tuviera la suerte de unirme al ejército nuevo radio ¿No te admiten? No, malditos sean radio Pero si aprendes conmigo todos los trucos del oficio de alguacil, yo te haré entrar en el ejército. Volvamos, no se puede pasar. A los treinta serás coronel. Estás lleno de fuego y fiereza. Pero también eres perezoso radio No, no lo soy. Tienes que ser rápido como la pólvora. ¿Quién eres? Soy el guardián de la ley Constandin sin Gheorghe. Él es mi ayudante. ¿Qué haces aquí? Buscamos a un gitano fugitivo. ¿Qué gitano? Carfin, un esclavo que robó dinero del boyardo. ¿Dónde está tu mandato? No sirve, no es de nuestro regidor. Yo no encontré al gitano en mi condado radio Esto es el condado de Dumbrava. Aquí las órdenes las doy yo. Si me consigues un mandato, lo buscaré por ti. ¿Y si lo obtengo de tu regidor? Entonces veremos. Vamos, somos dos buenos hombres de ley radio ¡Vuélvete! Ven aquí. ¿Para qué? Hablemos dos palabras. ¿Cómo podríamos arreglar esto? Dímelo tú. Te doy dos táleros y me dejas buscarlo. Son tiempos duros, bey-mu radio Los rusos también nos atacan radio Entonces, ¿cuánto? Cuatro táleros, y hasta te diré dónde se esconden los cuervos. Entonces, ¿dónde está? El dinero primero, bey-mu. Cuatro. Está en la casa de un hombre, por nombre Stan sin Paraschiv. Es tejedor de cestas. ¿Cómo lo encuentro? Vuelve sobre tus pasos. Pasando unas casuchas, verás una casa cerca de la laguna. Muchísimas gracias. Estamos hartos de perseguir a este cuervo. También estoy enfermo y con tos radio Sé discreto, bey-mu. ¡Por mi honor! Yo también soy alguacil. No lo has oído de mí. Si no sabemos lo miserable que es nuestra vida, ¿quién más lo sabe? Estoy en deuda contigo. Si necesitas algo más, pídelo. Muchas gracias. Ve a ver por qué corría esa bruja. radio o te partiré la cabeza con mi yatagán. Aquí no hay nada. ¡Vámonos al infierno! ¡Hay un alguacil! Señores, ¿qué necesitan? Buen día, abuela, estamos buscando a Stan sin Paraschiv. ¿Para qué? Queremos decirle algo. ¿Decirle qué? Una broma. Con bromas es como acabas fornicando. ¡Ah, me estás aplastando!



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.