Radio:Shopping Classics 96.1 FM Cordoba

Shopping Classics 96.1 FM Cordoba, Escuchar Shopping Classics 96.1 FM Cordoba en vivo internet on line

ya lo adivinó Radio Me pasó algo terrible. ¡Horrible! ¡Abominable! Anoche no volví a casa. ¿Cómo? Todavía no volví a mi casa. Pasé la noche afuera Radio De juerga Radio ¡Una juerga demencial, ridícula e insensata! ¡Me emborraché como un imbécil! Y Radio Creo que no es necesario que siga. ¿Le parece fácil de decir? Por eso vengo a Ud., que es un amigo Radio que es un hombre. ¡Para que haga lo imposible para sacarme de este lío! ¿Me eligió a mí? Hace un rato, estuve frente a la puerta de mi casa. Llegué a poner la llave en la cerradura Radio y luego, lentamente la saqué, y me fui. Iba a entrar, cuando me di cuenta Radio de que no tenía excusas para darle a mi pobre esposa. ¡Me habría presentado ante ella como un gran idiota, sin nada que decir! ¿Qué pasa? ¡Se me parte la cabeza! ¡Estoy completamente atontado! ¡Bien! ¡Bien? No, bien Radio quería decir que ¡hizo muy bien en no entrar Radio a tan altas horas de la noche! ¡Ahí está! ¿Qué? ¿Tiene una idea? ¡Sí! Pensé que me venía a pedir consejo. No, en realidad vengo a pedirle un favor. Es esto: De inmediato Radio llame a mi mujer. ¿Que yo la llame? ¡Eso no es posible! No, me encantaría, pero le aviso de antemano Radio Llame ya mismo a mi esposa, y dígale Radio que anoche nos encontramos en el teatro Radio Que luego vine a su casa a tomar una copa Radio y que sufrí un síncope Radio y que recién ahora vuelvo en mí Radio ¡Ahí está! No va a andar. ¡Es lo que le decía! La idea del desmayo es divertida. Pero no puedo llamar a su esposa y decirle que Ud. pasó la noche aquí. ¿Por qué? ¡No creerá una palabra! ¡Si las cosas fueran tan simples, todo sería muy fácil! Siéntese. Por amistad hacia ustedes dos Radio tengo toda la voluntad de ayudarlo en este mal paso Radio pero no voy a poner la cara por una coartada tan frágil Radio que se caerá a pedazos de inmediato. ¡Yo eso no lo hago! Y no es un pretexto. ¡Cuando yo digo algo, va en serio! ¡No me gusta mentir! ¿Por qué habla tan bajo? ¿Cómo? Ah, no me di cuenta. Perdón. Hablo en voz baja porque Radio ¡Porque no estoy solo! Usted no es el único, ¿comprende? No quiero que oídos ajenos escuchen su historia. ¿Bonita o hermosa? Difícil decirlo. ¡El encanto mismo! ¿Cortesana? ¡No, no! ¿Bailarina? ¿Actriz? ¡No, no, tampoco! ¿Mujer de mundo? Sí. ¿Casada? ¡Sí! ¿Y el marido está de viaje? ¡No es mala idea! ¡En definitiva, un cornudo más! Así es. ¡Otro más! Es bueno escucharlo decir eso. ¡Me reconforta! ¿Amigo íntimo suyo? ¡Más o menos! ¡Volvamos a lo suyo Radio ! ¡Sí! ¡Nos salimos del tema! Escúcheme bien Radio ¿Está decidido a seguir mi consejo? Porque hay muchos que piden consejos y después no los siguen. ¿Ud. no entró para nada en su casa? ¿Para nada? ¡No voy a entrar a medias! Podría haber llamado, pero no lo hizo. ¡Ni se le ocurra! ¡Piense en la brusquedad de un llamado así! ¡Piense en ella! ¡Pobrecita! ¡Claro! ¿Qué habrá hecho anoche? Quién puede saberlo Radio Claro, Ud. no estaba con ella. Al no llegar Ud. a las , me imagino Radio que habrá salido al balcón una hora y luego a la cama, pensando Radio o ella llamó a la estación de policía en París. ¡Quizás la morgue! ¡Oh, pobre chiquita! Es esa personita encantadora y delicada Radio a la que debemos evitarle todo gesto grosero. ¡No la tratemos como a una tontita provinciana! Debemos ahorrarle a la vez toda pena y mortificación Radio ¡La excusa que encontraremos que yo encontraré- Radio tiene que poder creerla! ¡Tiene que ser incluso una excusa en la que no pueda no creer! Así, mi papel será no ya el de un cómplice, sino el de un amigo. ¡Nada me dará más placer! ¡Tiene facilidad de palabra Ud. a la mañana! Será que soy abogado Radio Cierto, siempre me olvido. ¡Y se lo olvida incluso estando procesado! Pero ahora eso va a cambiar Radio Quiero lograr una absolución sin quedar comprometido yo mismo. ¡Me pongo completamente en sus manos! Hay una única solución, no dos, sólo una. ¿Cuál? ¡Espere! ¡Digo que hay una sola para que no dude! ¿Pero qué? Ah, no sé Radio Primero hay que encontrarla. Déme un minuto. En general con un minutito basta. ¿Le puedo preguntar algo? ¡Intento ayudar y me interrumpen! ¿Qué? ¡Qué! ¿Cuál es su taza? ¿Mi taza? ¡Esa! ¿Y esa es la taza de la dama? Sí, es la taza de la dama Radio Sí. ¿Qué tiene de extraordinario? ¡Nada! Sólo que me muero de hambre. Si pudiera tomar de la taza Radio No, no Radio ¡Tome nomás! ¡Así podré saber lo que ella piensa de Ud.! ¡Y me contará! ¡Está bueno! ¿Sí? ¡Buen provecho! Decididamente Radio ¡Nada! ¡Pronto lo sabré! Una última pregunta Radio Ayer, ¿por qué razón se fue dejando sola a su mujer? ¿Una mentirilla? ¡Dije que iba a ver a un sudamericano! El sudamericano es un mito Radio ¿Una polilla (“mite”)? No. Un mito Radio Algo que no existe Radio ¡No era un mito! ¡O no exactamente! ¡Era una mujercita adorable! ¡Decididamente, hay una sola salida! ¿Tiene por casualidad algún pariente Radio en la provincia, no muy lejos de París? ¿Qué? No entiendo. ¿Qué? ¿Que tiene qué? ¡Una vieja tía en Orléans! ¿Una tía? ¡Perfecto! ¡No tan perfecta si le ves la cara! ¡Qué me importa la cara! ¡Ella nos salva! Orléans Radio ¡Notable catedral! ¡Vamos a ir a verla! ¿La catedral? ¡Sí, y tu tía también! ¡Magnífico! Tienes un tren a las : Radio ¡que llega a Orléans a las :! ¡Escucha lo que debes hacer! Llegas a Orléans a las :. ¡Te vas derechito al correo! ¿El de Rue Grande? ¡Cualquier correo! Desde allí, llamas a tu mujer en París Radio y le dices esto: “¡Ayer te mentí!” ¡Déjame seguir! “¡Te mentí! “¡No había ningún sudamericano, ésa es la verdad! “Ayer recibí mensaje de Orléans que decía Radio “de la enfermedad de mi tía, y no quise inquietarte. “Me vine a Orléans para verla. No ha muerto, pero no está Radio ” Radio muy bien que digamos, así que me quedo cuidándola. “Te mantengo informada Radio etc. ” ¿Se entiende? ¡No está mál! Hay más Radio Dos veces por día, durante dos días, mañana y noche Radio Me tomo una cucharadita Radio ¡No hagas bromas! Le informas a tu esposa que tu tía está mejor. Y finalmente Radio ¡Recuerda esto Radio ! ¡Sí, finalmente! ¿Qué? ¡Recuerdo finalmente! ¿Qué cosa? ¿Qué dices? ¡Lo que dijiste tú! ¡Digo: lo que debes recordar, finalmente! El martes,



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.