Anuncios

Radio Continental AM 590 Buenos Aires

Radio Continental AM 590 Buenos Aires, Escuchar Radio Continental AM 590 Buenos Aires en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

Me encantaron. Recuerdo ir a la casa de Shawn Kay, encontraba un palo, y estaba resuelto mi día. «¡Shawn, hallé un palo!». «Por Dios, vamos a jugar». Era divertido. Y un día, de repente, fui a la escuela. Me arrastraron allá, recuerdo que lloré. Pensaba: «¿Qué carajo…?». Y tenían unas ventanas que lo hacían peor. Yo miraba por la ventana y a veces veía un palo, ¿saben? Pensaba: «Dios, la crueldad de estas personas no conoce límites». Hoy en día dicen que tienen trastorno de déficit de atención. A los niños que dicen: «¡Quiero salir a jugar!». Les dicen: «Vamos a drogarte. Entonces, no querrás salir a jugar en el pasto con ese palo. Estarás bien». Como sea, ahora soy viejo. Yo era joven. Ahora soy viejo. Sí. Aprendí mucho en la escuela. Ahora que soy viejo, muchas cosas me asustan. Creo que son los medios. Ellos hablan de Corea del Norte, y es aterrador… Bueno, no me asusta mucho, pero se supone que me asuste. ¿En realidad debes asustarte? Despiertan gritando y les preguntan qué pasa: «¡Corea del Norte!». Ese pequeño país de en medio de la nada… «Estoy asustado, cariño». Escuchen. Iraq, Corea del Norte… Esos países no me asustan. Solo hay un país que me asusta en todo el país… No, en todo el… Eso que es más grande que un país, pero más pequeño que una galaxia. La Tierra. En toda la Tierra, solo hay un país que me asusta y es Alemania. No sé si ustedes estén estudiando historia, pero… para los que no, Alemania, a principios del siglo pasado, decidieron hacer la guerra. ¿Y contra quién hicieron la guerra? El mundo. Creímos que iba a ser rápido, y que el mundo ganaría y sería todo. Pero estuvieron cerca. Y luego… No sé cómo pasó, pero… Pasaron años, y Alemania va a la guerra de nuevo. Y una vez más, escogen como enemigo… al mundo. Y esta vez… Esta vez, en verdad casi ganan. A estas alturas, el mundo debería decir: «Alemania, ya no serán un país, ¿bien?». «¿Por qué?». «Porque siguen haciendo la guerra contra el mundo, y ya nadie… ¿Acaso creen que son Marte? ¿Se creen otro planeta?». Pero es divertido envejecer. Empiezan a ver cosas viejas. ¿Conocen esos comerciales para gente vieja? Estaba viendo, por ejemplo, en MeTV, El Hombre Nuclear . Él estaba en París, saltando sobre el Arco del Triunfo y eso. Y entonces, por suerte o coincidencia, empezó un comercial, y el comercial era protagonizado por Lee Majors, el Hombre Nuclear, pero como es hoy, un hombre viejo. Era un comercial sobre el oído biónico. Y no era el oído biónico del programa, era un maldito audífono. Lo vi saltando sobre el arco del triunfo, y lo muestran en el estudio diciendo: «No puedo oír bien. Este no funciona. Este sí. Con este siento que no tengo un oído». Y pensé: «Demonios». No pude evitar sentir lástima por él. Porque en algún momento lo llamó su agente, y él probablemente tenía muchas esperanzas. Contestó: «¡Hola, Jerome! Por Dios, no he oído de ti en años. ¿Tienes trabajo? Déjame adivinar. Creo que sé lo que es. La película que escribí: El Regreso del Hombre Nuclear , protagonizada por Ben Stiller. Y yo aparezco como un juez por dos minutos. ¿Es eso? ¿No? ¿Qué es entonces? Es un… No, de este oído no. Pero ¿qué…? ¿Qué es eso? ¿Un audífono? Bueno… ¿Cuánto me pagarían por eso? Qué gracioso, Jerome, cuando lo dijiste, me di cuenta que eso es una décima parte de lo que solía ganar con un episodio de… No, espera… Bien, lo siento. ¿Cuánto tengo para pensarlo? ¿Debe ser ahora? Bueno… Entonces, yo diría que… Sí, acepto. Jerome, una pregunta. ¿Hay alguna forma de que puedas poner en el contrato que… soy miserable?». ¿Y qué hay de esos comerciales que te dicen cosas que ya sabes? Hay uno con William Devane, y él dice: «¿Te gusta el oro?». Y yo digo: «Por supuesto». «Deberías comprar un lingote y guardarlo». «Quisiera poder hacerlo, sería bueno». «¿Sabías que el oro es valioso?». «Sí, sé todo lo que has dicho. El Pato Lucas me lo enseñó de niño. Sé muy bien que el oro es valioso». Hay uno que no entiendo, es como… Se llama «hipoteca inversa». Nunca oí de eso. Aparece un sujeto diciendo: «Soy un sujeto, y quiero contarte de las hipotecas inversas. Probablemente no las conozcan, pero saben qué es una hipoteca. Es cuando tú y tu pareja juntan todo lo que pueden, solo un poco de dinero, luego lo invierten en un trozo de tierra o en una casa. Luego, cada mes pagan lo que se llama ‘hipoteca’, que es dinero para el banco. Luego, pasan o años y organizan una fiesta con su familia. Sus amigos y parientes se reúnen, queman la hipoteca, y por Dios santo, ya son dueños de un pedazo del sueño americano. Como sea, esto es lo opuesto. Entonces… quisiéramos enviarle algunos folletos. Es una foto suya sin un techo». Trato de ser mejor persona. No sé si ustedes sean religiosos. Yo soy solo mitad religioso. Trato de cumplir los mandamientos. Es curioso que algunos mandamientos son fáciles de cumplir y otros muy difíciles. ¿Entienden? Como: «No matarás». Es fácil cumplir con ese. Pero hay otros bastante complicados. La biblia dice: «No codiciarás el buey de tu prójimo». Pero… mi buey es una . Lo compré usado. Y el sujeto que me lo vendió


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.