Anuncios

Radiofónica

Radiofónica, Escuchar Radiofónica en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

No podemos hacer nada. Mabel está decidida a seguir así. Es incapaz de decidir porque es demasiado estúpida para pensar. Eso es horrible. ¿Te das cuenta de lo vil Radio que soy? No seas tan dura contigo. Atacas porque te sientes herida o estás enfadada. Me parece que tu ira es una defensa contra el mundo. ¿Cómo puedes seguir queriéndome? No me lo merezco. Porque es muy fácil quererte. Vinnie. Vinnie. No eres la única Radio que tiene horribles pensamientos. Sí, yo también. Una vez imaginé que Mabel subía a un globo que explotaba. Vinnie Radio si esto es el alcance de tu maldad Radio tienes la santidad asegurada Radio a pesar de las explosiones. Intenta no irritarlo. ¿Has leído esto del Springfield Republican? No. ¿Por qué? Es del Sr. Bowles, que publica cosas tuyas. Al que admiras, creo. Y que también está casado. ¿Qué dice? “¿Por qué debemos escribir?” “Hay otro tipo de escritura demasiado habitual Radio que atrae la simpatía del lector sin profundizar en el tema”. “Podría llamarse literatura de la desgracia”. “Las autoras son sobre todo mujeres, de talento quizá Radio rebosantes de pensamientos, sentimientos, ideas Radio pero pobres, solitarias e infelices”. “Tanto sufrimiento no suele ser saludable”. “Quizá acabe siendo una disciplina válida Radio pero de momento sólo enturbia Radio marchita y distorsiona”. “Es sumamente difícil ver claramente a través de un velo de lágrimas”. “El esbozo o poema es– Eso ha sido cruel. La vida es cruel. La crueldad no sabe de moralidad. ¿Estás bien? Austin ha sido cruel. Supongo que defendía su posición. ¿O deberíamos llamarlo “permisividad” poética? Reconozco que no consigo entender su encaprichamiento. Ya tiene un marido que debería satisfacerla Radio en todos los aspectos del matrimonio. Dicen Radio que el Sr. Todd Radio tiene un problema venéreo. ¿Cómo lo sabes? Corren rumores. Quizá Radio ahora veas a Mabel con mejores ojos. Lo dudo. Puede que la Sra. Todd tenga problemas personales Radio pero eso no excusa la infidelidad de Austin. El hermano al que adoraba ha traicionado a Susan Radio de la forma más baja que existe. Las personas no somos santas, Emily. Tu severidad se debe a un juicio demasiado elevado. Y rebajarlo es dar paso a cualquier fechoría. Y mantener un solo principio elevado es el último refugio del intolerante. ¿Qué me dices de la integridad? Austin solía defenderla a capa y espada. Ahora sólo parece una molestia que pueda apartarse sin más. La integridad puede ser despiadada si es exagerada. ¿Encajo yo en esa categoría? A veces sí. Sólo somos humanos. No nos lleves a la picota por eso. Tienes razón. Desde luego. Ojalá tuviera tu dulzura de carácter. Flagelo a Austin Radio porque mis carencias son tan grandes como las suyas. Nos convertimos en lo que más tememos. Y estoy amargada. A pesar de tu vehemencia Radio tienes un alma Radio de la que cualquiera se enorgullecería. Vinnie. Vinnie. ¿Por qué se ha vuelto tan feo el mundo? El viaje seguía adelante Radio nuestros pies casi habían alcanzado Radio el extraño cruce en el camino del Ser Radio de nombre Eternidad. Nuestro paso de pronto se asombró Radio nuestros pies se sintieron reacios. Ciudades ante nosotros, mas entremedias Radio los bosques de los muertos. No había retirada posible Radio detrás la ruta estaba sellada. Delante la bandera blanca de la Eternidad Radio y Dios en cada puerta. Emily. Calma, Emily, cálmate. ¿No hay nada que podamos hacer? Le administraré más cloroformo. Emily, Emily. Emily. Calma, Emily. Emily, estamos aquí. Emily. Tranquila, calma. Ya, ya, Emily. Emily, Emily. Tranquila. Ya. Doctor. Tranquila. Mi vida se cerró dos veces antes de su cierre. Aún queda por ver Radio si la inmortalidad me desvelará un tercer suceso Radio tan enorme, tan imposible de concebir Radio como los dos que me sucedieron. La separación es lo que sabemos del Cielo Radio y lo que necesitamos del Infierno. Me despido de la vida que tuve Radio y del mundo que conocí. Besa las colinas por mí sólo una vez. Ahora Radio ya puedo irme. Ya que no pude pararme por la muerte Radio ella tuvo la amabilidad de pararse por mí. En el coche estábamos solos los dos Radio y la inmortalidad. Avanzamos lentamente, ella no tenía prisa Radio y yo había apartado mi trabajo y mi esparcimiento Radio por su urbanidad. Dejamos atrás el colegio Radio en el que los niños se peleaban durante el recreo. Dejamos atrás campos de grano y pastizales. Dejamos atrás el sol poniente. Mejor dicho Radio él nos dejó atrás. El alba se hizo temblorosa y fría. Mi vestido era sólo de gasa Radio mi estola Radio sólo de tul. Nos detuvimos ante una casa que parecía un bulto en la tierra. El tejado apenas se veía Radio la cornisa, hundida en el suelo. Desde entonces Radio han pasado siglos Radio y sin embargo, parece más corto que el momento Radio en que presentí que las cabezas de los caballos Radio se dirigían hacia la Eternidad. Ésta es mi carta al mundo Radio que nunca me habló Radio de las noticias contadas por la naturaleza Radio con tierna majestuosidad. Su mensaje encomienda Radio a manos que no alcanzo a ver. capturadas por una cámara de seguridad de una propiedad, en el invierno pasado, a varios condados de distancia. El Jefe de la Policia cree que este ermitaño vive en los bosques en los meses más cálidos y sobrevive en invierno robando comida en casas de vacaciones vacías y refugiarse en ellas. Se ha ganado el apodo de “Buster” por llamar a los programas de radio con discursos salvajes. Las llamadas han aumentado con frecuencia en estos días de Año Nuevo. “¡Tengo un montón de Radio ovejas!” “¿Lo sabes?” “Oye, Buster, ¿puedes decirnos dónde estás?” (Estás perdiendo tu tiempo) “¡No soy Buster!” ¡Buster! Tal vez. Buster ha logrado evadir su captura Radio Radio por casi cinco años. Aunque no ha cometido crímenes violentos conocidos, las autoridades lo consideran armado y peligroso. Bueno, sí, lo vamos a encontrar. No podrá sostenerlo por mucho tiempo. ¿Eh Radio Buster? Mira Radio si estás escuchando, bueno Radio Radio ahora estamos tras tus rastros.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.