Anuncios

Radio Nuevo Tiempo Rosario

Radio Nuevo Tiempo Rosario, Escuchar Radio Nuevo Tiempo Rosario en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

Para qué nos piden razones del qué, del cómo y del cuándo. Lo nuestro tiene que ser. Aunque entre el uno y el otro Radio levanten una pared. Son las cosas de la vida, son las cosas del querer. No tienen fin, ni principio, ni quién, cómo ni por qué. Tú eres alto y yo, bajita. Tú eres rubio y yo, tostada. Tú, de Sevilla, la llana y yo, de Puerto real. No tienen nada que ver Radio el color y la estatura con las cosas del querer. El color y la estatura con las cosas del querer. Con las cosas del querer. Con las cosas del querer. Aplausos Salud. Salud. -Hola. ¡Hola! ¿Bien? Muy bien. Vamos. -¿Por qué? -Nos vamos. Bueno, adiós. Adiós. Buenas noches. Gracias por lo que has hecho por Mario. ¡Por Dios! Esta mujer vale un mundo. ¡Mario! Esta gachí está sin vista por ti. Ya lo sé. Pero se lo he dicho todo muy clarito. Y ella sabe de la vida. Y déjame a mi aire. Sé lo que estás pensando. A ver. La noche de nuestro debut en el Maravillas. Después, nos emborrachamos. Paseamos por Madrid hasta que amaneció. ¿Recuerdas cuando fuimos a bailar los tres al salón de fiestas? Nos llamaron indecentes. Hasta querían llamar a la policía. Después, os fuisteis y me dejasteis solo. Ésa fue Radio la segunda vez que hicimos el amor Juan y yo. Y la primera vez que nos acostamos en una cama como Dios manda. ¡Ay, Pepa! ¡Qué lejos estamos de casa! ¿Te queda un poquito de Radio ? Anda. Mírala, quitándome el pan de la boca. ¿Te queda o no? Una “mijita”. ¿Te ha gustado? Mucho. ¡Qué huevos tienes! Hasta mañana. Más solo que la una. ¡Qué llorón! ¡Vaya horitas! Sí. Buenas noches, Balbi. Buenos días. Teléfono “¿Diga, diga?” ¿Eres el chavalito del bar? ¿Diga? Puerta ¡Balbina, hija, qué pesadita eres! ¿Qué hace usted aquí? Todavía nada. Con lo bonito que iba esto y lo va a estropear. ¡Leche! ¡Gallega, me vas a matar! ¿Te crees que soy una puta? No, eres la mujer más atractiva que vi en mi vida. ¡Qué cuentista eres! Yo no te he llamado, largo. ¡Fuera! ¿Me vas a pegar otra vez? ¿Aquí o aquí? No me acorrale. Ya. ¡Ay, Dios mío! Vaya pisito, que la Virgen nos ayude! Mucha foto, mucha foto. Yo lo llevo en el corazón. Tú eres un fantasma. ¿Nunca dejas rastros de nada? Eso no es cierto. Teléfono ¿Sí? “Pepita, Pepita”. “Pepita”. Tengo que irme al ensayo. ¿Qué ensayo? Estamos en el segundo acto. No, es el fin de fiesta. La que se larga soy yo. ¡Ay! Nada, que si quieres arroz, Catalina. Habrá un cruce. Yo cuelgo. ¡Qué va! Estará con el gaucho que se cree Clark Gable. Le ha devuelto las ganas de vivir. ¿Por qué no se pueden ver aquí? Nos juramos respetar la casa. Las aventuras, fuera. ¿Sabes lo que decía una puta de Cádiz? Aceituna comida, hueso a la calle. ¡Qué precioso! Me lo voy a dejar para rodar. En el ensayo, me di cuenta de que te faltaba algo. ¿Sí? Bajo el marco Radio plateado Radio de un sombrero Radio unos labios Radio van brindando Radio las promesas del querer. Una guitarra moruna Radio deja sus notas sonar. Y unos ojos Radio agarenos Radio que fascinan al mirar. Canta. Canta, guitarra. Canta, guitarra mía. Canta, guitarra agarena. Canta, guitarra bravía. Canta. Canta, guitarra. Canta, guitarra mía. Canta, mi guitarra, siempre. Que yo en tus brazos Radio pongo mi vida. En la noche sevillana, tan fragante y tan cantora, Radio como ofrenda a tu belleza suena una guitarra mora. Que va tejiendo en sus notas Radio una leyenda de amor. La guitarra ríe o llora como llora un corazón. Canta. Canta, guitarra. Canta, guitarra mía. Canta, guitarra agarena. Canta, guitarra bravía. Canta. Canta, guitarra. Canta, guitarra mía. Canta, mi guitarra, siempre. Que yo en tus brazos Radio pongo mi vida. ¡Volvió Evita de Europa! Gracias. ¡Volvió Evita! ¡Volvió Evita Duarte! Señorita Morán. Sí, pase, pase. Es para usted. Muchas gracias. Hola, Balbina. ¿Llegó Mario? Sí, está ahí. Llego el domingo. Tu espía particular. ¿Será posible que no venga a mi debut? ¿Se puede? ¿Se puede? ¡Silvia! ¡Dichosos los ojos! ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Siéntate. Te llamo y no te encuentro. ¿Te he hecho yo algo malo? ¿Algo malo? Nunca. ¿Y entonces? Es mejor que tome distancia.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.