Anuncios

FM Amistad 95.5

Escuchar FM Amistad 95.5 en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Añadir a su sitio.

MUERE LA ESPOSA DE TAGGART ¿Floyd? Hola, Jimmy. Acabo de leer el artículo sobre Cherryl. No, no fue culpa mía- Claro. Claro. No tuve nada que ver con eso. Seguro. Es trágico. Yo- Tu hermana ayudará a Thompson, ¿verdad? Sí, lo hará. La subiré al escenario con él. De acuerdo. Sí. Ayudará a los menos privilegiados. Eso es algo que conoces bien. Siempre has ocultado el hecho de que provienes de los barrios bajos. ¡Soy un genio! Voy a tener más dinero del que puedas imaginar. Más que esos mugrientos mecánicos, Rearden y mi hermana. Hagan lo que hagan, puedo deshacerlo así de fácil. ¡Así de fácil! Como partir una columna vertebral. ¿Ahora quieres romper columnas? No dije eso. Sabes que no quise decir eso. ¿Qué te pasa? ¿Qué me pasa? ¿Qué te pasa? Vine a pedirte perdón. No hay razón por la que debas perdonarme. Acabo de averiguar la verdad sobre Jim y tú. Sé que eres tú la que dirige el ferrocarril y la que construyó la línea John Galt. ¿Puedes perdonarme? Claro que te perdono. Gracias, Dagny. Bájalo solo un poquito. El Sr. Thompson se sienta entre la ciencia y la industria. Dr. Stadler, por favor. La silla a la izquierda del Sr. Thompson. Srta. Taggart, a la derecha. Que empiece el espectáculo. ¡Veinte segundos! ¿Soy su invitada o su prisionera? Eso lo decide usted. ¿La línea John Galt no se llama así por mí? Pero le puse el nombre de ml enemigo. Pues esa es la contradicción que tendrá que resolver. cuatro, tres- No formaré parte de esto. ¿No? No es solo para la prensa, para los telespectadores también. ¡Dagny, por el amor de Dios! Cherryl se merecía algo mejor. Hagan que regrese aquí. ¿Queda alguien con cerebro en este país? Señoras y señores, el jefe de Estado Thompson. Buenas noches, queridos compatriotas. Esta noche, no puedo- Señoras y señores el Sr. Thompson no se dirigirá a ustedes esta noche. Se le acabó el tiempo. Llevan años preguntándose quién es John Galt. Hicieron esa pregunta sumidos en la desesperación y la resignación viendo cómo las fábricas cerraban las puertas, los bienes escaseaban los empleos desaparecían.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.