Anuncios

FM Ciudad 95.5

Escuchar FM Ciudad 95.5 en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Añadir a su sitio.

Discúlpenme, señores. ¿Dagny? Dagny, ¿adónde vas? Siéntate, Jimmy. Minnesota queda descartada. Jeff. Srta. Taggart. ¿Qué ocurre? Las señales de las agujas no funcionan. Hay cuatro trenes en camino y dos que salen parados. No puedo sacarlos de los túneles. No encontramos la falla en el sistema. No hay directrices para este tipo de emergencias. Yo me encargo de esto. Eddie, ¿y el ingeniero de sistemas? No lo encuentro. Llama a Chicago Southern. Que despierten a su ingeniero de sistemas y que venga aquí. Pagaré lo que sea. Enseguida. Crearemos nuestras propias directrices, Jeff. Trae a todo nuestro personal no administrativo aquí. A todos. Operadores, inspectores, quienquiera que esté en la terminal- Los quiero aquí de inmediato. ¿Aquí? Yo estoy al mando. Trae todos los focos y faroles que encuentres. Luego trae papel celofán rojo y verde y cinta adhesiva. ¿Faroles? Faroles. Adelante. Sí, señora. ¿Qué hacemos aquí? Vamos a mover los trenes. ¿Cómo? A mano. Coloquen a un hombre con una luz en cada aguja. Podríamos tardar toda la noche. Y todo el día mañana, si es necesario. Pero estos trenes echarán a andar. Disculpen. ¡Acérquense! Vamos, muchachos. ¡Presten atención, muchachos! Soy Dagny Taggart. Las instrucciones que van a recibir vienen de mí. Los hombres que las den actuarán bajo mis instrucciones. El director de la torre les asignará a los guardagujas sus puestos. Cuento con cada uno de ustedes para poner en marcha los trenes y- ¿Ocurre algo, Srta. Taggart? Adelante. Asigne los puestos. Adelante. ¡Vamos! Oye, veo la señal. Está funcionando. ¡De verdad está funcionando! Maldita sea. ¿Quién es John Galt? PRESIDENTE, ACERO REARDEN EL MAYOR PRODUCTOR DE ACERO DESAPARECIDO Cuando las plantas de acero Rearden cerraron tras la desaparición de Hank la Junta de Unificación lo llamó un capitalista avaricioso y egoísta mientras Thompson prometía más reformas para que el país se recuperara. Al mismo tiempo, Cherryl Taggart, la esposa de Jim descubrió que se había casado con un farsante. Jim Taggart no era el hombre que pensaba.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.