Anuncios

FM Maza 99.5

Escuchar FM Maza 99.5 en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Añadir a su sitio.

¿Hmm? Pues puede ser que no quisiera decirlo, ¿hmm? ¿Entonces por qué no huye de mí como hizo anteriormente? ¿Por qué le tengo atrapado aquí? No eres ningún cepo. ¿Entonces por qué no huyes? Es posible que eche a correr. Hola. Hola. ¿Qué haces? Estoy sentada. Ya lo veo. Se supone que eres mi socia. Mira, lo siento. No tengo ánimos para salir ahí esta noche. No, ni anoche ni desde hace cuatro o cinco noches. ¿Qué te pasa? Dímelo. No es nada, Lindy. ¿Es por Dan McCall? ¿Por qué lo dices? Porque te veo preocupada y pensativa desde que salisteis juntos. ¿Te hizo alguna proposición? ¡No! ¿Estás así porque no te la hizo? Mira, Lindy, me parece que eso no es asunto tuyo. Estás enamorada de Dan, ¿verdad? ¡Déjame en paz! ¿No lo estás? Escúchame, ya basta. ¡No quiero más amores, ni más funerales! ¿Me oyes? No quiero que le ocurra nada malo a Dan. No quiero que sea culpa mía. ¿Lo entiendes ahora? Entonces, ¿vas a pasar el resto de tu vida compadeciéndote a ti misma? ¿Crees que es esa la solución? Créeme que no lo es. Yo lo intenté. ¡Yo no soy como tú! No, no lo eres. Tú eres especial. Piensas que la gente se mata porque tú les digas hola. Un hombre te besa y ya tiene pasaje reservado para el otro mundo. ¡Qué importante debes de sentirte! ¡No es para tomarlo a broma! Me temo que sí, porque yo creía que era Dios quien decidía sobre la vida y la muerte y, la verdad, no te veo en ese papel. Te vi desde fuera. No debes llorar en público. ¿Qué es lo que quieres? A ti. Pero, entre tanto, quiero que sepas que sigo con vida. ¿Qué quieres decir con eso? Que debería haber muerto por estar enamorado de ti. ¿No es lo que piensas? Es mejor que te vayas. Holly, escúchame un minuto. Esta tarde, mientras corría en la pista, un pedazo de papel se pegó al radiador. Se recalentó y tuve que ir hacia el box. Al llegar allí, Pat se fijó en un neumático delantero. Estaba medio abierto. Otra vuelta más y me habría ido contra la valla. Pero no llegó a ocurrir y eso que estaba enamorado de ti. Y la semana pasada, dos coches empezaron a dar vueltas en redondo delante de mí. Los tenía demasiado cerca para desviarme. Pero se abrió un hueco y pude pasar. Luego el hueco se cerró y los que me seguían lo pasaron mal. Y yo estaba enamorado de ti. Así que si tienes algún influjo misterioso será mejor que no te apartes de mi lado. Bueno, eso es todo. Sólo quería que supieras que te quiero y que sigo con vida. Adiós. Oh, ha sido un día maravilloso. ¿No? ¿No ha sido maravilloso? Ha estado bien. ¿Entonces por qué no lo dices? Ya lo he dicho. Ha estado bien. Ok, ok. Eso es todo un discurso para ti. ¿Por qué no me dices algo? ¿O me haces preguntas? En fin, eres tú la que suele hablar. Sé que hablo demasiado. Así que ahora me callo y hablas tú. De acuerdo. Uh Ha sido un día maravilloso. Oh, eso ya lo he dicho. Pregúntame algo. Uh Bueno, pues quisiera saber algo más de ti tus sueños, tus deseos. ¿Qué quieres hacer? ¡Oh, vaya pregunta! ¿Sabes lo que de verdad me gustaría ahora? Algo me dice que no debería haber preguntado. Quiero ir a la pista de entrenamiento donde probáis los coches. ¿Para qué quieres ir? Para hacer algo que no he hecho nunca en mi vida. Quiero conducir un coche Rápido, muy rápido. Y no en una carretera sino en un circuito. Por favor, Mike. Por favor. Muy bien. Eso es fácil. ¿Te sientes capaz de hacerlo? Claro. Eh, ¿no te olvidas de algo? No. Oh, el cinturón de seguridad. Deja que me ponga el mío. De acuerdo. Tómatelo con calma en la primera vuelta. Pon la tercera. Eso es. ¿Más rápido? De acuerdo. Muy bien, sujeta fuerte en volante. ¡Cuidado! ¡Sigue, sigue así! Eso es. Bueno, creo que ya es suficiente. ¿Hay alguna otra cosa que te gustaría hacer? Oh, Mike, estate callado un momento, por favor. ¡Oh, ha sido maravilloso! Nunca había sentido nada parecido, es algo nuevo. ¿Sabes? Para mí un coche de carreras es como una especia de fiera salvaje. Como un león que ruge orgulloso de su potencia. Y tú te sentías la domadora, ¿eh? Sí. Eso es. No estaba conduciendo un coche. Domaba a un león. Pues este león por poco te da un zarpazo. ¿Qué más da? Es algo que siempre había deseado hacer y Dan nunca me lo permitió.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.