Anuncios

La Maja 91.7 FM

Escuchar La Maja 91.7 FM en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Añadir a su sitio.

Gracias, señor Fruict. Tendrá una enfermera de noche. Y una practicante de día. La señora Green es la mejor. Intento serlo. ¿Qué sucede, Thomas? Ella sabe qué hacer. Solo no se mueva. No se preocupe, Doctor Baker. La veré más tarde. Ahora a relajarnos y a descansar. La llevaremos a su cuarto. Me parece lo mejor. Nos quitaremos la ropa para sentirnos más cómodas. La segunda persona plural no está bien empleada A menos que quiera desvestirse también. ¿No me recuerda? Soy Billie Jean McVay. Sí, señora Green, la recuerdo. Estoy mayor, claro. Por favor, señorita Green, no estoy discapacitada. No quiero que se esfuerce. ¿O le digo al doctor que usted es una chiquilla caprichosa? Algo que suaviza nuestra piel. Su piel, quiero decir. ¿Sabe qué pienso al usar esto? No, señorita Green. En el talco que me regaló para Navidad en tercer grado. En Segundo. En tercero le regalé un dedal. El jabón tenía un diseño con lilas. ¡Estaba tan orgullosa! Y dijo algo que nunca olvidaré. “Es para usar después de lavarse el cuello”. Nada personal, se lo decía a todas las niñas. No lo tomé mal, lo tomé como algo profundo. Siempre se lo digo a mi niña, Ava. Tiene cinco años. Adora mi Aromas del Bosque. Cuando me lo pide le respondo: “Primero lávate el cuello”. Bueno Sí, eso es lo que le digo. ¿Qué temperatura tengo? Eso es confidencial. Y aunque se lo dijera, es en grados centígrados. No es ni en centígrados ni en nada Es en Fahrenheit. ¡Gracias! Lo tendré en cuenta. Perdone mi pregunta curiosa. Los pacientes son curiosos. Son las reglas. Si, señora Green, conozco las reglas. Ahora dejaré de hablar para que pueda descansar. Acerca de ese perfume, Aromas del Bosque, del que hablaba Un caballero con el que salí hace un mes me lo regaló. Decía que tenía un aroma refinado. Me sentía muy feliz en su compañía, parecía ser mutuo Pero no llegamos a nada He sido viuda por cinco años, como sin duda habrá oído. ¿Recuerda cuando fui a Detroit a trabajar en una fábrica? Allí conocí al señor Green. Y al poco tiempo murió. Así que cuando hablo de ser mayor, sabe a qué me refiero. Pero usted debe ser feliz, tiene una hija y un trabajo. Sí. ¿Conoce a Bill Holloway, el Oficial Holloway? William fue alumno mío. Le gustaría saber que la admira profundamente. Dice que es realmente gentil. Agradezco la opinión de Holloway. Es extraño que haya terminado así. ¿Por qué lo dice? Fue criado por una abuela alcohólica Y vivía en una chabola junto a la fábrica de gas. William Holloway tenía un don más inusual que el de un genio. Tenía un instinto ético tan innato como la respiración. ¡Dios! Tenía el pecho inflado de tanto ego. No tiene sentido hablar de William. Él bien sabe lo que es. Siempre lo supo. Último pupitre, tercera fila. Gracias. Buenos días, señorita Dove. Nuestra pequeña Jackie. Buenos días, Jacqueline. ¡Quiero irme a casa! Es culpa de su papá. Muy blando cuando quiere, y muy malo Cuando no lo quiere. Te acompaño a tu asiento, Jacqueline. Buenos días, señora Wood. Si no va bien la primera vez, hay que repetir el año. Buenos días. Buenos días, Frederick. ¿De dónde son? Del mercado.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.