Anuncios

LT29 Radio Venado Tuerto 101.3 FM

Escuchar LT29 Radio Venado Tuerto 101.3 FM en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Email: lt29@radiovenadotuerto.com
Tel: 03462 – 420777 / 421526 / 422760

Voy a llamarla. Venga. Solo su madre. Ha tenido un ataque de asma, debe quedarse en la cama. Dele estas gotas tres veces al día después de comer. El mistral no es bueno para él. Mamá y yo nos vamos a la montaña. La montaña te vendrá bien. Qué le ha hecho al niño? Disculpe? Le ha hecho algo, por eso se niega a verle. No quiere ni que entre en su cuarto. Porque no me lo llevo. No va con ellos a la montaña? No. Pensó que ocuparía el lugar de su padre. Por qué no va con ellos? Me voy a México. Qué? Qué? También quiero ir. Qué se lo impide? Le falta algún documento? No, los tengo todos. Cuándo zarpa el barco? El martes. Y cuál es el problema? También dejo aquí a alguien. A quién? Una mujer. Puedo invitarle a comer? Habríamos podido irnos hace tres semanas. No hacían falta visados entonces. Ni permisos. Todo estaba preparado, tenía los billetes. Casi nos vamos. Ya levaban anclas. Y ella desembarcó. La seguí. Y ahora no puede irse. Puedo. Tengo el visado, el permiso y un billete. El Esperanza zarpa el martes a las horas del muelle doce. Hace escala en Lisboa y Montevideo. Ya tengo los permisos de tránsito. Y embarcará? Esto será un infierno en dos semanas. Ya están en Lyon, como sabrá. Va a dejarla aquí? Debo ocuparme de un hospital, me esperan. Es mi trabajo, no puedo esperar. Ella lo sabe? Se lo he dicho. Debo irme, hay gente que me necesita. Me esperan, lo sabe. Entiendo. Lo entiende? Sí, lo entiendo. Se siente culpable y quiere mi bendición. Dudo que pueda dar bendiciones. O reconfortar. Le has encontrado? Vamos, come algo. Gracias. Vamos. Usted es el que buscaba a un médico. Sí. Soy yo. El caballero está decidido. Se va a México y deja atrás a un niño. De qué va? Ha tomado una decisión, no le he entendido bien? Quiere al niño, está claro. Vi cómo le dolía cuando no quiso que entrara. Le quiere, pero le abandona. No es mío. Qué más da? Ella no es mi mujer. Oyó sus pasos, la campana de la puerta, y desapareció en la noche. Al poco salió del Mont Ventoux. Al volverse, vio al médico, solo, sentado en su mesa. Parecía estar llorando. Regresó a su hotel. A su propia soledad. Sí? Georg. El de ayer por la tarde. No está. Espere si quiere, no tardará mucho. Un té? Con mucho gusto. Dónde está? Ha ido a ver al niño. Driss está mal? No. Quiere asegurarse. Es un buen médico. Un gran médico. Sabe de una buena tienda de segunda mano? Qué busca? Nada, más bien vendo. Se ha quedado sin dinero? Eso también. Quizá se retrase. Probablemente vaya a reconfirmar su billete. Entonces se va? Sí, se va. Usted se queda? No tengo elección. Pero quiere irse? Estuvieron a punto de marcharse. Cómo dijo? Ya levaban anclas y ella desembarcó. Algo así. Sí. Ahora se quedaría en el barco? Qué ha cambiado? Todo. Quién olvida antes? El abandonado o el que abandona? Qué cree? Me ha olvidado. Quién? Mi marido. Cómo lo sabe? El cónsul me lo dijo. Qué cónsul? El de México. Lo había adivinado? Dije que debíamos irnos. Se sentó frente a ella y la escuchó. Bebía, escribía. Ella le contó cómo había dejado a su marido. .entraban en París. En París, subió al coche de un médico. Y huyó de los alemanes. No me costó subir al coche, ni tampoco escribir a mi marido. Despedirme de él. Empezó a buscarle por toda Marsella. En el Consulado mexicano, delante del de Estados Unidos, en La Cannebière, en el Mont Ventoux. Una búsqueda desesperada sin sentido. Sigo buscándole. Acababan de verle. Todos acaban de verle. En Western Union. .mexicano. En los consulados de EE UU, de México. Nunca llego a tiempo. Dicen que si dejas a alguien, nunca te olvida. Pero no es así. Se queda con las canciones tristes, la compasión le pertenece. Los que se van no tienen a nadie. No tienen canciones. Marie! No la ha olvidado. Pero se esconde. Por qué desembarcó aquel día? Quería volver con él? No lo sé. Y por qué le busca? Tiene mi visado. No puedo irme sin él. Le escribí una carta, un conocido se la llevó a París. Le decía que debía venir a Marsella, que teníamos visados. Le entregaron la carta. Lo sé. Ama al médico? Yo cuidaré de usted. Quién eres? Qué hace aquí? He venido a verle. Sí? El niño está mejor.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.