Anuncios

Radio Dos

Escuchar Radio Dos 99.3 FM en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

WhatsApp: +54 9 379 455-9985

y solo se les ocurre ir de compras,” dijo. Le hablé de una película de zombis en un centro comercial. “Sí,” dijo, “ni a los muertos se les ocurre algo mejor.” Te apetece jugar? Te he traído algo. No puedo, estoy enfermo. No está tu mamá? No, está trabajando. Escuchas la radio? Está rota. Se ha caído? No lo sé. Puedes repararla? Puedo intentarlo. Me ayudas? Bien. Eso es. Puedes sujetarla así? Bien, y ahora sujétala encima de la llama. No la acerques demasiado, la temperatura no debe subir. Así, muy bien. Me hace falta esto. Muy bien. Un poco aquí. Veamos si funciona. No contengas la respiración, respira. Como cuando juegas al fútbol, respira con calma. Acerca la cuchara. Más. Más cerca, sí, muy bien. Atrás. Bien. Esto marcha. Vamos a ver. Qué te ocurre? Conozco esta canción. Mi madre me la cantaba para dormirme. La caballa nada a casa. El elefante se marcha a casa. La hormiga corre a casa. Las luces se encienden. El día ha volado. Mamá quiere saber si es tu trabajo. Sí. Soy técnico de radio y televisión. Terminaste la formación? No. Los fascistas se encargaron de impedírmelo. Puedes volver a cantar la canción? Mamá quiere verte cantar. La mariposa se va a casa. El osito anda a casa. La caballa. Un momento. .nada a casa. Las luces se encienden. El día ha volado. Y ahora viene la caballa. La caballa nada a casa. El elefante se marcha a casa. La hormiga corre a casa. Las luces se encienden. El día ha volado. El zorro y el ganso vuelven a casa. El gato y el ratón vuelven a casa. El esposo y la esposa vuelven a casa. Se interrumpió. Se había quedado sin aliento. Estaba a punto de llorar, lo notaba. Melissa y Driss le miraban. Driss dijo que era muy tarde y preguntó si quería quedarse a dormir. Contestó que debía hacer algo urgente Regresó al hotel de noche. Había prometido pasar el día siguiente con Driss. La canción no se le iba de la cabeza. Todos están soñando y todo está cambiando. Las historias se cuentan solas. La noche se ha apoderado de nuestra casa. Un momento. Documentación y permiso. En la mesa. Sí? Tráigalo. Venga, dese prisa. Vio a la mujer como una llama apagada. Oyó los gritos de su marido y de los niños. Vio a los otros mirando como él. Sentían compasión? O alivio por no haberles tocado? En una de las puertas reconoció a la mujer de los perros. Sus miradas se cruzaron. Se miraron durante un largo instante. Luego desviaron la mirada. Entendió por qué estaban todos tan callados. Era la vergüenza. Estaban avergonzados, muy avergonzados. Al día siguiente recogió a Driss y le llevó a un parque polvoriento a orillas del mar. Mamá y yo nos vamos a la montaña, vienes con nosotros? Si consigues. Si consigues meter la lata en el desagüe, vamos a entrenar. Aquel desagüe? Sí. Vale. Espera. Tampoco puede ser tan fácil. La pierna de apoyo. . No. Puedes volver a tirar. Espera, estás muy cerca, un poco más atrás, eso es. Un helado de chocolate. Tengo que hacer algo, enseguida vuelvo, vale? Adónde vas? Enfrente, al edificio con la bandera. No tardaré. Enseguida vuelvo. Has comido? No, nada. Sr. Weidel! Sr. Weidel! Sí. Por qué no intentó pedir un visado para Estados Unidos? Muchos de sus colegas lo hacen. Temió que se rechazara su petición de visado. Me equivoco? Por los artículos en New Frontier acerca de la matanza de sindicalistas con la ayuda de la CIA. Participó. No. El New Frontier es un periódico comunista. No tuve nada que ver. Por qué México? No les gustan los comunistas. He dicho que no tuve nada que ver. Qué tiene México? De qué vivirá? Intentaré ganarme la vida trabajando. Trabajando en qué? Soy técnico de radio y televisión. No escribirá acerca de esto? No. Es lo que hacen los escritores. Cuando era niño, iba de excursión con la clase. A veces era genial. Por desgracia, el profesor nos hacía redactar un pequeño ensayo titulado “Nuestra excursión.” Después de las vacaciones, el tema era “Qué hice en vacaciones?” O también “Lo mejor de las vacaciones.” Después de Navidad, de los regalos, de las celebraciones, escribíamos acerca de “Mi Navidad.” Llegué a sentir que vivía todos esos momentos solo para redactar el ensayo en clase.

Anuncios