Anuncios

Radio H2O

Escuchar Radio H2O en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

me esforcé mucho para fingir una empatía normal. . para poder pasar desapercibido entre la masa. Sonríe. Oh, sí, sí, sí, sí. Decepcionado. Muy, muy decepcionado. Fama, lo que te gusta está en la limusina. Fama, lo que obtienes es un no al mañana. Fama. ¿Y esos juncos? Yo era un niño muy sensible. .a quien le asustaba profundamente jugar. Por ejemplo, al escondite: si me tocaba esconderme. . siempre decidía huir en un estado cercano al pánico. . dentro de un campo de juncos a esconderme. Veo algo distinto de un niño asustado. Veo a un niño con un objetivo más misterioso. La decisión de salir corriendo a través de los juncos. . era una escapatoria, pero también una invitación al perseguidor. . por el claro rastro de juncos rotos dejados atrás. ¿No había un elemento de “ven y pillame” en ti de niño? O quizá más importante, ¿en ti como persona? ¿No hubo nunca un pequeño atisbo de decepción. . por la gran lluvia que lavó tu rastro para que no te detuvieran? Más bien asombro. Cuando pienso en todas las cosas que he hecho en mi vida. . sin que ninguna, en modo alguno, resultara en un castigo. Me encantaba cuando los hombres del pueblo. . segaban los prados con sus guadañas. Por aquel entonces se lo definía como el aliento del prado. Todos trabajando al compás, exhalando cuando segaban, e inhalando cuando tiraban. . hacia atrás de las guadañas. Era como si el prado viviera en su plenitud en mi consciencia. . cuando escuchaba su aliento. Deja de hacer eso. Para. ¡Para! ¡Para! La experiencia me ha enseñado cómo estrangular correctamente. . y con la suficiente duración. ¡Bravo Jack! Ciertamente eres inteligente y duro, justo como todos los demás criminales. El hecho es que, después de varios asesinatos más, sentí que mi trastorno obsesivo compulsivo disminuía. Empecé a correr más riesgos. Esta vez estaba completamente insatisfecho con las fotos, así que decidí sacar unas nuevas. . ¡! . ¡! Me sacudió como un relámpago en un cielo despejado. ¡! No pude resistirme a atropellar a aquella ancianita. Eso hizo que mi ya bastante temerario plan de

Anuncios