Radio:Radio Mas 104.5 Fm

Radio Mas 104.5 Fm, Escuchar Radio Mas 104.5 Fm en vivo internet on line

Native Flashradio V3

me tumbé en la acera y me iba a dormir. A nadie le importaba. Siempre he sido alguien con una insaciable curiosidad por la gente. Me gustaba caminar por las calles y mirar sus caras. Solía ir a la esquina de Broadway con la calle a un estanco Optimo. Observaba a la gente durante tres segundos según pasaban e intentaba analizar su personalidad solo con ese vistazo. La cara puede esconder muchas cosas. Y la gente siempre esconde cosas. Me interesaba adivinar las cosas que la gente no sabía sobre sí misma. Lo que sienten, lo que piensan, por qué lo sienten. ¿Por qué nos comportamos de la forma en que lo hacemos? ¿Cuál es la respuesta? ¿Hay alguna respuesta? Hay algo que necesitas profundamente. Algún tipo de contacto, alguna experiencia que te dé una sensación de realización. Tenía una gran sensación de ineptitud, de que no sabía lo suficiente, de que no tenía suficiente educación. Me sentía tonto. NUEVA ESCUELA NUEVA YORK Me hice actor por accidente. Fui a la Nueva Escuela por Investigación social, es una institución extraordinario de aprendizaje. Mis profesores eran todos judíos, porque la Nueva Escuela era un espacio abierto a los judíos que escaparon de Hitler. Eran personas muy respetadas. La crema y nata académica. El control sobre tu vida empieza con esta clase. Estudié con una mujer que se llamaba Stella Adler. Era una estupenda actriz, una actriz maravillosa. El olor del maquillaje de teatro y el encanto de la experiencia teatral surgían en su técnica de enseñanza. La obra no tiene nada que ver con palabras. No interpretas palabras, interpretes con el alma. Era muy tímido cuando era un niño. Sensible, muy sensible. En el teatro el actor es el jefe. Va contra la naturaleza humana abandonar. “No tengas miedo”, decía. “Tienes derecho a ser quién eres, dónde eres y cómo eres”. Se está en un estado de honestidad ahí arriba. Te permites sentir cosas, sentir amor o rabia. Di en voz alta lo que te atormenta. Todos tenemos una historia que contar, algo que ocultamos. No traigas nada al presente que no tenga el pasado. Desarrollamos la técnica de actuación muy pronto. Incluso desde que somos niños, cuando tiramos la papilla al suelo para llamar la atención de nuestra madre. Actuar es sobrevivir. Sí, esa es mi madre. Esa fotografía de ahí. Es un retrato de mi madre cuando tenía unos años. Era una persona maravillosa. Por ejemplo, disfrazaba a una oca que teníamos de Papá Noel. La hacía pasar por Papá Noel, hacía un pequeño disfraz rojo y una barba y todo eso. Era una mujer muy artística y con mucha invención. La echo mucho de menos. Mi madre me aportó un sentido de lo absurdo. Tenía dentadura postiza. Alguna vez se reía. Mientras se reía, la dentadura se le salía de las encías. Cuanto más me reía, más gracioso le parecía y acabábamos partiéndonos de risa. Mi madre me enseñó a amar la naturaleza, y a sentirme cercano a los animales. Era imposible pensar en algo que no pudiera tocar al piano. Imposible. Me gusta pensar en ella. Me gustaba el olor a licor en su aliento. Y su respiración es muy, muy dulce. Es una fragancia agradable. Mi madre era alcohólica. Vivíamos en una ciudad pequeña y mi madre era la borracha del lugar. Empezó a diluirse y a raerse al final. Y mi madre no estaba. Se había ido a algún sitio, no sabíamos dónde estaba. Tenía que ir a sacarla de la cárcel. Recuerdos que incluso ahora me llenan de enfado y vergüenza. Tienes que actuar constantemente. No es importante defender tus errores en el teatro. Es importante superarlos. Stella me invitó muy amablemente a su casa. Entonces me convertí en parte de su familia. Cuando estaba sufriendo y muy dislocado, desorientado en mi vida, ella siempre fue muy cariñosa conmigo. No había hecho nada en mi vida en lo que me hubiesen dicho que era bueno. Me puso la mano en el hombro y me dijo: “No te preocupes, mi chico”. “Lo que he visto en ti, el mundo va a saber de ti”. Desde el Stanley Kowalski descamisado en Un tranvía llamado deseo, al papel que le catapultó a la fama internacional, nos complace tener esta mañana a nuestro invitado, Marlon Brando. Fue muy satisfactorio estar en Un tranvía llamado desea porque pensaba que era una obra preciosa. La historia era soberbia y la producción fue increíble. Debes ser Stanley. Hola. ¿Dónde está la mujercita? Era una parte muy explosiva y electrificó a todo el mundo. ¿Quieres un trago? No, apenas lo toco. Bueno, alguna gente apenas lo toca pero la botella les atrapa a ellos. Era un loco cuando era joven y tenía mucha energía. Lluvia para siempre. Porque no podías parar, no podías ir más despacio. Cuando la obra terminó, sentí un millón de sacudidas. Salía por la noche con chispas y diversión para verlo que pudiera encontrar. Era genial conducir por ahí sobre la moto con solo una camiseta. Las dos, las tres, las cuatro de la mañana. Algún pequeño club en la parte negra dela ciudad. Y gritaba cuando tocaban el tambor. Escuchaba esa , simplemente me transportaba a otro sitio. Este es mi momento. Quiero coger este momento y fue increíble. Y entonces tu vida cambia. De repente, hay muchas más chicas que te saludan. Cuando era más joven, era un niño bastante atractivo. Hacía muchas proezas y tenía garbo. Para muchas chicas, era impredecible y estimulante. Era joven y estaba destinado a difundir mi semilla. Chicas, diversión y buena comida y sentido dela salud y resolución radio No puede haber nada mejor. No podía haber nada mejor en la vida. Siempre estaba de bromas y burlándome, haciéndole jugarretas a todo el mundo. Para poder tener dinero. Nunca tuve dinero. Mi padre era viajante de comercio. Trabajé más en seis meses que él en diez años. Él todo lo medía por dinero. No podía entender cómo su hijo rarito podía hacerlo. Si tengo que hacer una escena y tengo que estar enfadado, debe haber en ti mecanismos detonantes que lo accionen, que estén llenos de desprecio por algo. Yo pienso en mi padre pegándole a mi madre. Tenía catorce años. Y ahora así es cómo voy a limpiar la mesa. No vuelvas a hablarme así. Mi viejo hombre era duro. Peleaba en los bares. Era un hombre sin mucho amor propio. No estaba en casa, bebía e iba de putas por todo el Midwest.



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.