Anuncios

FM Norte 97.5 Salta

Escuchar FM Norte 97.5 Salta en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Añadir a su sitio.

Rara vez. ¿Sí? ¿Y Otto? Sí, diría que sí. ¿Cómo? Espero que sí. Hasta que pueda vivir de mis pinturas. Sí. Somos talentosas. Sólo tenemos que trabajar. Sí. ¡Sí! Sí. Sí. ¡Y ahora bailemos! No, bebamos. Por el amor, por la vida y por la eternidad. Por el amor. ¡No! Por la amistad. Por nosotros. Por nosotros. Por nosotros. Por nosotros. Buenas noches. Buenas noches. Gracias por lo que hiciste. No hay de qué. Tenían que irse. Te debo una. Dame lo mío. Vamos. Sí, claro. Para ti. “La Pantera”. Sí. Estaba en el zoológico. Te pintaré. Allí es, en la habitación cinco. Esos son los vecinos, son agradables pero ruidosos. Aquí es. Esto vale francos. Puedo darle algo más grande, pero es más caro. Bueno, esa es la fianza. Ahora lo demás. Y algo más. Gracias. Buenos días. Buenos días. ¡Buenos días! Buenos días, París. ¿Es tu primera vez aquí? Buenos días. Buenos días. Hola, Esther. Georges. Bien, el ejercicio de hoy consiste en realizar bocetos en un tiempo de dos minutos. Después de los dos minutos, Esther cambia la pose. Gracias. A trabajar. Te presento a Paula. Hola, Paula. Buenas. Esperamos poder darle la bienvenida a la Academia de Georges. Gracias. Buen trabajo. Siéntate. Siéntate. ¿Trajiste el dinero? El dinero. Segunda pose. ¡No, no, no, Esther! ¿Dónde aprendiste a dibujar así? Así es como quiero pintar. Es muy sencillo. ¿Ves esa escritura rúnica de ahí? Así es como quiero escribir. Sencillo. ¡Alto ahí mismo! ¿Qué has dicho? ¡Dímelo en la cara! Payaso. ¡ imbécil! Elsbeth, espera aquí. Levántate. ¡He dicho que te levantes! ¡Dímelo a la cara! ¿Quieres oírlo otra vez? ¡Fritz! Fritz. ¿Puedo unirme a ustedes? ¡No vuelvas a hacer eso! ¿Quieres insultar mi honor? Lo tuyo es castigable. ¿Y lo tuyo? ¡Nos vamos a discutir quién insultó a quién aquí delante de Otto ¡Ven aquí! El teniente Hans al final le entregará mi petición. Eres libre de secundarlo, si quieres hacerlo. ¿Secundarlo? ¿En dónde estamos? ¡Déjame! Somos pintores. Si vamos a golpearnos es en la Galería de arte de Bremen. Luego de nuestra muerte las pinturas costarán más. Buenos días. Buenos días. Buenos días a todos. Hoy haremos un ejercicio inusual. Nuestro modelo de hoy es Antoine. El pobre Antoine murió hace dos semanas. Georges, por favor. Vean bien, remarquen todos los detalles. Observen su cuerpo muerto. Gracias, a trabajar. ¿Puedes hacerlo? ¿Paula? ¿Puedes hacerlo? ¿Te sientas o prefieres acostarte? Bien. Qué rápido puede acabar todo. ¿Disculpa? Parece que puede levantarse e irse. No te entiendo. Se acaba rápido. ¿La vida? Sí, la vida pasa rápidamente. ¿Te tomas un café conmigo, Paula? ¿Café? No. ¿No? No tengo tiempo. ¿No tienes tiempo hoy? Sí. ¿Quizás el domingo, entonces? El domingo. ¿Sí? De acuerdo. Sólo es tener coraje. Vamos… Reconcíliense. Debes retractarte ante un testigo. ¿Heinrich, por qué no le das la mano? Como quieras, ¿Hans? Fritz… ¡Lo aceptaré! Bien. Bien… ¡Sal del medio! Todo está claro. ¡Retira todo! ¡Fritz! ¡Heinrich! ¡Deja de hacer esto! No estamos de acuerdo en lo que es una buena pintura, pero… No se debía a tus cuadros, Otto. Entonces… ¿De qué es entonces? De tu esposa. ¿De Paula? ¿Qué tiene que ver ella con esto? ¿Cuándo volverá? Eso es asunto nuestro. No creemos eso. ¡París! Donde los pintores mediocres se llaman bohemios. Los artistas no deberían viajar allá. ¿Qué está haciendo ella? Estudiando. Seguro… Recuerdo bien cómo estudió conmigo. Ella nunca pudo someterse. Ni conmigo ni contigo. ¿Y para qué, Otto, para qué? ¿Para manos como cucharas? ¿Rostros como idiotas? ¡Una palabra más! Sí. No hables así de mi esposa. ¿Todavía está allá? ¡Ya basta! Paula tiene que regresar. Ten orgullo. Y sé firme. Un hombre lleva una herida en silencio y se ríe afuera. Si tienes frío, la mujer te tiene que calentar o… Vas a tener que divorciarte. Si no puedes hacer eso… ¿Entonces qué? Entonces debes ejercer tu derecho. ¡Tu deber! Hacer uso de él. Y la llevas al manicomio. Otto… ¿Señora Modersohn? Una carta de su marido. La pondré por debajo de la puerta. Gracias, señora. “Worpswede, de abril de . Queridísima Paula, eres el brillo de mis días. Mi riqueza, mi orgullo, mi mundo, mi laboratorio, mi refrigerio, mi alegría y deleite.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.