Anuncios

Cadena Energy 93.5 FM

Escuchar Cadena Energy 93.5 FM en vivo internet Radios on line Argentina Mejor Calidad De Difusión Móvil

Añadir a su sitio.

Que, por una noche, pueden olvidar sus inhibiciones y convertirse en otra persona totalmente diferente. ¿Qué son las inhibiciones? Son cosas que nos reprimen. ¿Qué reprimen qué? Chardy Edwards, casi nos matas del susto. Peg, jamás olvidaré esa expresión. Fue hilarante. Esperaba que vinieras. Debes ser vidente. Debo serlo. ¿Sabes por qué? Porque sabía que dirías eso. Basta, Chardy, están los chicos. Tendrán que aprender qué es el amor tarde o temprano. Peg, te amo tanto que podría explotar. ¡Buenos días! Buen día, señor Alcalde. Me alegra verte. Igualmente. ¿Qué tal? Yo estoy extraordinariamente bien, gracias. Hoy, en una Europa al borde de la guerra, el canciller alemán Hitler declaró que no permitirá que una raza extranjera controle el destino de su país. Los alemanes tienen al mundo en ascuas. Más locos que una cabra. Una cabra con tanques. Y armas. ¿Café, señor Alcalde? Muchas gracias. Nada como una taza caliente del famoso petróleo de Pepper. Ahí vienen los Rockefeller. Hola, Alguacil. Señor Davison. Hola, Clark. Lorraine, buen día. ¿Cómo va todo? Bien, muy bien. Ajetreado. ¿Y tú? Un gran día para Paul. Ya lo creo, gracias. Lo que el viento se llevó. Llevas varias semanas. Es que leo muy lento. Pero gracias por la recomendación. Sí, desde luego. Es una historia de amor hermosa. La estoy disfrutando mucho. Bien, me alegra que te guste. Siempre vuelvo a releer la parte en la que ¡Clark! Paul. ¿Pudiste pintar el letrero de “Elegido como la cuna del Rotolactor?”. ¿No era “La cuna del Rotolactor?”. Tiene ser: “Elegido como”. Es importante. Bueno, está bien. ¿Los manteles y la sidra están listos? Sí, lo siguiente en mi lista. Bien. Porque esto no es una barbacoa o un concurso de apilar abono. Hace mucho que no organizo un concurso de apilar abono. Clark, sé que tuvimos nuestras diferencias sobre esto. Te preocupa que empecemos con una máquina ordeñadora y luego pasemos a una fábrica, una estación de tren y, antes de que te des cuenta, sea una metrópolis. Pero créeme, amigo, el cambio sólo llega cuando das pasos osados hacia adelante.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.