Anuncios

Radio Nacional Mendoza

Radio Nacional Mendoza, Escuchar Radio Nacional Mendoza en vivo internet on line

mi mujer, a la hora del crimen, estaba en brazos de otro hombre. Y ese hombre, Sr. Inspector, es el auténtico asesino de Madame Van Dougen. ¿Alfonso de la Peña? Alfonso Juegos Montecarlo es un lugar pequeño. Tome asiento, por favor, Madame Morosco. Usted también. Señor de la Peña Juegos Entre, por favor. Creo que me debe una explicación, inspector. Pretendo hacer eso precisamente. Díganos, si hace el favor, Señor de la Peña, ¿estuvo en la suite de Madame Morosco en el Hotel de París anoche? Ciertamente no. ¿Quién es este caballero, puedo preguntar? ¿Qué ocurre, Monsieur Peters? Son los zapatos Juegos de los arbustos. ¡Es él! ¡Es el asesino! ¡No! ¡No fui yo! Sí, admito que era yo el que estaba en los arbustos anoche, ¡pero de ningún modo soy culpable del asesinato de Madame Van Dougen! Por favor, continúe, Señor de la Peña. Verá, iba a encontrarme con Juegos Claire a la :. Nadie debía saber de nuestros encuentros. Era su deseo. Pero cuando llegué al dormitorio de la señora, no estaba allí. ¿Qué vio en el dormitorio? Nada inusual. Su cama estaba preparada, como siempre. Su camisón azul pastel estaba cuidadosamente dispuesto al pie de la cama, pero no había rastro de la señora. Salí por la puerta delantera. Enseguida oí a alguien venir por el camino. Era esta pareja que devolvía a Napoleón. Rápidamente me escondí en los arbustos, para respetar la promesa de secreto que hice a la señora. Cuando ellos se fueron, yo me fui. No tengo más que decir. No vi nada más. No me puedo creer que después de hora y media con la mujer de este tipo, usted y la anciana iban Juegos Es a lo que me dedico. Muy interesante. ¿No está de acuerdo, Madame DePaul? ¿No me dijo que la única tarea que realizó la noche del crimen fue preparar la cena de Madame Van Dougen? Sí, es correcto. ¿No me dijo también que tomó el tren de las : a Saint Cloud Sur Mer? Sí, también es correcto. Entonces no estaban en la casa para preparar la cama de la señora como siempre y colocar el camisón azul pastel como el señor ha descrito cuando llegó a la habitación a la : aproximadamente. No. Nosotros Juegos Entonces díganme, si hacen el favor, ¿cómo es que la cama estaba hecha cuando se tomó esta fotografía unos minutos después de que Alfonso de la Peña salió del dormitorio? Yo propongo que ustedes nunca se fueron en el tren de las :. De hecho, nunca salieron de la villa. Yo propongo que estaban en el garaje, deshaciéndose del cadáver cuando el Señor de la Peña apareció. Él vio la cama sin hacer y se escabulló. Ustedes volvieron e hicieron la cama de nuevo en un intento desesperado por borrar sus huellas. No fue idea mía. ¡Cállate, imbécil! Me gustaría proponer un brindis por Napoleón, no solo porque es el único perro que conozco que tiene su propia cartera de acciones, sino porque me llevó hasta Phoebe. Y por eso, le estaré eternamente agradecido. Salud. Por Napoleón. ¿Dónde si no en Montecarlo un poli puede un día detenerte e invitarte el día siguiente al mejor champán? El champán lo pagué yo. ¡Cielo, esta cosa vale pavos la botella! Eso es el chocolate del loro. Marilyn, ¿qué es esto? Esto, Neil, son los dos millones y medio de francos que gané a la ruleta. Esto son medio millón de pavos americanos. y es todo mío. ¡Cariño, ganaste! Yo creo que tenemos que ver a un Neil Schwary más considerado, más amable en el futuro, ¿no te parece? O puede que te lo devuelva, y te trate de la manera que me has tratado a mí los últimos años. ¡Sí! Me lo merezco, Marilyn. Devuélvemelo. Me lo pensaré. Damas y caballeros, espero que hayan aprendido una valiosa lección. Todos sus problemas vinieron de la desconfianza y el miedo. En el futuro, traten de ser sinceros con la policía. Bunas noches. Y si se meten en algún otro lío, por favor Juegos No llamen. Sabe, Toussaint, es curioso. Sí. Cuando dejas millones de dólares a un perro, estás pidiendo que te asesinen. ¿Y qué pasa con los millones de dólares? Supongo que el que tenga la custodia del perro, tendrá la custodia del dinero. El perro, una de las criaturas incomprendidas, No lo sé, pero tal vez me guste aprender algún día. Tal vez. Puedo enseñarte si quieres. ¿En serio? Sí, eso sería genial. ¿Qué te parece el miércoles? Seguro, sí. El miércoles está bien. Perfecto. Te veré más tarde, Annie. De acuerdo. ¡Dios mío! ¡LLÁMAME! – Y luego terminas así. ¿Así? Sí. Inténtalo desde el principio. Atrás. Cuadro. Tu cuerpo es un cuadro. Toma mi mano. Los tipos le tocan todo su cuerpo. ¿Así? Sí. Ella dice: “Soy una esclava”. No, no, no, muéstrame. Muéstrame el mejor de tus peores pasos de baile. No tengo malos pasos de baile. Yo tengo muchos. Podría enseñarte a bailar el vals. No puedo hacerlo. Lo siento. Eres buena. Soy horrible en esto. Está bien. Realmente no soy bailarina. Sí, pero eres bonita. ¿Quieres uno? Daré una pitada. Vamos. ¿Qué harás mañana en la noche? No lo sé. Nada. . Hola, muchachos. Hola, chicas. ¿Vienes? No, debo ir a casa. Está bien. Te llamaré mañana, ¿sí? Estoy libre después Juegos Hola, papá. Hola, amigo. Ven a ayudarme a bajar el resto de las cosas de la camioneta. Sí. ¿Dónde estuviste anoche? ¿Dónde estuviste anoche?


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.