Anuncios

MDZ Radio

MDZ Radio, Escuchar MDZ Radio en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

La colección privada de arte de la mansión estaba valuada en decenas de millones de libras. Aún no se evalúan las pérdidas, pero se cree que son considerables. El Lugarteniente de la Corona regresó a su casa esta mañana, pero no hizo comentarios. Chad. Chad, despierta. Saliste en el noticiero. Este sigue a una serie de robos domiciliarios en el área. Tenemos buena razón para creer que fueron perpetrados por la misma pandilla de profesionales. El noticiero nacional. Por todos los cielos, Chad. Vendrán a buscarte y lo sabes. Necesito volver a dormir, Kel. De ningún modo. Tú llevarás a los niños a la escuela. Yo llevaré a Norman al hospital. Tiene orden de arresto, Kel. Lo sé. Eso también es tu maldita culpa. Y Worzel quemó las pantuflas de los niños. No puedo vivir con ese idiota mucho tiempo más. Muy bien, monita. Dejen en paz a su papá. ¿A qué hora volviste? No te preocupes. ¿Listo para ir a la escuela? No quiero. Quiero ir a la feria con Colby. Tienes tres minutos para ir al auto. ¿Me oyes, Ty? ¿Tyson? Muy bien, Tyson, deja que suba tu abuelo. Bájate del auto, Worzel. Déjalo en paz, Chad. Ya oíste. Fuera del auto, Gummidge. No me moveré mientras no se baje. No seas infantil. Eres peor que los niños. Muy bien, fuera. Hoy no habrá gallinas en la escuela. El maldito noticiero nacional, papá. Tú no saliste en el noticiero, hijo. Lo mismo da. Tu papá es grandioso, Tyson. Se ocultó bajo las vacas. Eso no te lo enseñan en la escuela, ¿verdad? ¿Nunca piensas en qué pasa realmente allí dentro? Ya sabes mi opinión, ¿no? Ustedes estarían mejor viniendo a la feria con el abuelo. Son mis malditos hijos, Col, y hago con ellos lo que quiero. Un besito. Nada de blasfemias en la escuela. ¿Nada de blasfemias? ¿De qué se trata eso? Tienen el derecho divino a decir blasfemias. ¡Tyson, dile a tus maestros que jodan a sus madres! No te llevarán por ambulancia aérea, ¿verdad, Norman? Está bien, Kel. Alista a tu gordo ser. ¡Ya voy! Kelly, Chad me ha enviado para protegerte. No te me acerques, Bennett, ¿oíste? Tengo una gallina para ti, Kel. Guárdatela. Está mal de la cabeza. No lo quiero cerca de mis hijos. No me hago responsable si sigue con sus andadas. Ama a tu prójimo, Chad, es uno de los diez. Yo te diré el undécimo. Es uno de los míos, en serio. Deja de quejarte sobre Gordon como un maricón. El hombre está enfermo, tiene problemas. Yo lo cuido. Déjalo en paz. ¿Tienes algo que decirme, entonces? Robaste una pequeña fortuna de esa casa, Chad. Me importa un carajo, Col. Toda la cuestión. ¿A quién le importan los relojes? Te digo, a la con estas bobadas de las casas de campo. Ni valen la pena los autos, amigo. El futuro está en la “intranet,” Col. Allí es donde va todo. El sabio mundo de los negocios. Ningún hijo mío empezará con esas patrañas. ¿Qué carajo sabes de computadoras? Ni leer sabes. Ahora no puedes estar soñando con otra vida, hijo. Vas a pagarla cara. Mataste a Pantalones. Sólo tienes que concentrarte en lo que se avecina. Si me preguntas a mí, será el juicio final. Esto no tiene nada que ver con Pantalones, Col. La maldita casa fue idea tuya. Debo volver a dormir. Chad. ¡Chad! ¿Dónde están los niños? ¿De qué hablas? En la escuela. Nunca fueron a clase, Chad. Yo los llevé. Nunca. Claro que sí. Pregúntale a mi papá. ¿Me estás jodiendo? No te burles, Chad. Acabo de estar allí. ¡No estuvieron en la escuela en todo el día! Ya están en suficientes problemas. Vamos, levántate. Pequeños bastardos. Pequeño estúpido. Lo destrozaré cuando lo vea. Kelly, te aseguro que los llevé. Debes acompañarlos adentro. No había dormido. Mejor que estén con tu papá, Chad. Mejor que estén con él. Ya no puedo vivir así. No puedo, ya fue suficiente. Ya nos busqué otro lugar. Todo está listo. Iremos con Noah. ¿Desde cuándo? ¿Colby lo sabe? Hallemos a los niños. Podemos hablar de todo esto luego. Debiste habérmelo dicho, Chad. Supongo que no cuenta para nada si no se lo dijiste a tu papá. ¿Ha visto a Colby? ¿Vio a Tyson? ¿A Mini? Walter, ¿has visto a Colby? Sí, está junto a los vagones, claro. ¡Colby! Ahí está, mírenlo. ¡Mi hijo y heredero! Deben estar zumbándote los oídos.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.