Anuncios

Metro Mendoza

Metro Mendoza, Escuchar Metro Mendoza en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

No tiene que decir nada, pero puede perjudicar su defensa si no menciona en el interrogatorio cualquier cosa que más tarde pueda mencionar en la corte. Cualquier cosa que diga puede ser usada en su contra. Podría haberte matado. ¿Qué hacías allí de todos modos? ¿Allí dónde? Tú sabes dónde. Conozco su asentamiento de . Sólo andaba dando vueltas. ¿Dando vueltas? No digas. Debo comprarle un perro a Tyson. Cumple años la semana próxima. Ni siquiera pude llegar. Lovage, el patán, salió de la nada. No tuve opción. Claro. Tengo un trabajo para ti esta noche, ¿sí? A la con eso. Tiene cosas muy buenas. No puedo hacerlo esta noche, amigo. Pues mala suerte. Está todo listo para esta noche. ¿Qué problema tienes? ¿Qué? Ya me oíste. Es domingo. ¿Por qué debe ser esta noche? ¡Porque lo digo yo, maldición! ¿Podemos apagar esta maldita música? Mamá. ¡Mamá! Y retiramos una ventana en mirador y lo hallamos allí debajo. Lo tengo desde entonces, pero mi esposo no deja de decir que es un vejestorio. Me pareció traerlo. Un vejestorio. ¿Lo ha usado? ¿Qué dice allí, Ty? ¡Ja, ja, no sabes leer! Léeselo, Tyson. Tontito. Oye, eso duele. No, me gustó y yo Radio Lo guardé. ¿Entonces vienes o qué? Ya voy. Tú no vas a ninguna parte. Radio un collier de chien, un collar de diamantes para perro Radio Ocho mil. ¿Ocho mil por eso? No jodas Radio £. o . . ¡Dios mío! Vamos, Chad. Larguémonos. Escucha, Kenny, no sé nada de lo que planeó Colby. En mi vida trabajé en domingo. Él se considera cristiano. Si quiere hacerlo, hazlo tú. A mí eso ya no me interesa. Quiero una vida tranquila, sin problemas. ¿De qué carajo hablas? No puedes quedarte aquí toda la noche. Vamos, Chad. Ponte pilas, amigo. ¿Qué te pasa? Nada. Sólo dilo. Da igual que vayas. Sé que quieres ir. Vete de una vez. Esta noche me quedaré aquí con mi familia. Es nuestro aniversario. Mentira. Sé que no es su aniversario. Ahora sí. Ty, tu papá está mintiendo. ¿Qué le pasó, chiquito? No jodas, Kenny. Sé lo que haces. Deja de joder. Sampson dice que estás de huelga. ¿Ahora eres minero o algo así? Kenny hará este trabajo, Col. Acaba de decirlo. ¿De qué carajo hablas? Nunca lo dije. Kenny lo hará, Col. ¿De veras? Tyson tiene más probabilidades de lograrlo. ¿Qué dices, Ty? ¿Quieres hacer un trabajo? ¿Sí? ¿Conduces un poco? Sí. ¿Me das un cigarrillo para mi mamá, por favor? Anda, no molestes. ¿Dónde está el gordo Norman? ¡Norman! Déjalo en paz, amigo. ¿Dónde está Ventanas? Robándonos un auto. ¿Has bebido, amigo? Quizá me tomé unas sidras. Estás chiflado, Samp. Deja de hablar, Lest. Nunca paras. Va de pantuflas, Chad. “Va de pantuflas, Chad”. Ty, maldito diablillo. Deja de ser imbécil, Sampson. Bien, ¿quién traerá la gasolina? Yo no. Bueno, Lest, tráeme también dos cajetillas de cigarrillos. ¿Por qué debe ser mi cara la que salga en televisión? Porque eres el más guapo. Por todos los cielos, Chad. Y sólo porque Norman no vino. Adiós, Lest. No jodas. Juro por mi madre que las píldoras que toma Lester no benefician a nadie, amigo. En todo caso, lo empeoraron. Una vez tomé una. Soñé que mamaba a un perro. Acabó y todo. ¿Qué era? Un antidepresivo. No, ¿qué era el perro? Era un labrador. Un bonito labrador rubio. Hijo de enfermo. Eres un maldito bastardo enfermo, ¿lo sabías, Sampson? ¿Todo bien? Tengo llaves, Chad. ¡Vámonos, vámonos! Vámonos, vámonos. Me pescaron robando la gasolina. Rápido, Chad, vámonos. ¿Por qué carajo hiciste eso? Te di el dinero. Te dije que no dejaría que me filmaran. Maldito idiota, ¿crees que no hay cámaras en las bombas? ¿Qué? Ahora apesta a gasolina. Si hay una persecución y no tengo cigarrillos, te voy a matar, Lester, te voy a matar. ¿Es verdad que venimos de los peces? ¿Qué dijiste? Eso dijeron en la escuela. Escúchame, niño mío, y escúchame bien. Nadie va a decirme que salí del trasero de un simio. Ni que tu abuelito era un pez dorado. De veras. Qué montón de sandeces. ¿De veras crees que Dios nos hizo a partir de un pez? Lo dijo la maestra. Pues entonces son unos maricones, unos grandes maricones. No los escuches, Ty, no los escuches. De los peces, sí. Quizá sus ancestros. Ni los míos ni los tuyos. Creí que supuestamente en la escuela te enseñaban bien. Ese lugar no me gusta. Si me lo preguntan, es toda una pérdida de tiempo. Tratan de controlarte la mente. Por eso nunca envié a Chad a la escuela. Debes defenderte de estos desgraciados, Tyson. Para que no nos ofendan. Sí, ¡era como un maldito museo! Vaya botín que sacamos. ¿Vieron esos atuendos reales? Robé una de las pelucas, la oculté en la toga. Era juez. ¡Era un maldito juez! Mi primera condena Radio ¡Oye! ¡Tyson! Chad era más pequeño que tú Radio tenía cinco años, creo. Sí. Todos van presos un tiempo, sabes, tarde o temprano. La prisión puede ser la medicina de Dios, Tyson. Te enseña lo que es importante. Buenas noches, Kelly. Ty debe ir a dormir. Mañana debe ir a la escuela. ¿Podría terminar mi historia? No le llene la cabeza de basura, Col. Hablábamos de su perro. No me ignores, Tyson Cutler. Saca tu delgado ser de aquí. Te digo, esa escuela le ha enseñado cosas equivocadas. Diga lo que quiera. Él irá de todos modos. Muy bien, entonces. Hazle caso a tu madre.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.