Anuncios

Frecuencia 102.3 FM

Frecuencia 102.3 FM, Escuchar Frecuencia 102.3 FM en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

Traté de ayudar a Frank Kitchen, pero el hecho dice que mató a los cuatro, luego me disparó y procedió a hacer otras cosas viles. Está completamente equivocado. Me molesta mucho y me entristece. Adiós, Ralph. Ya veo, ya veo. Me muestra otra vez lo inteligente que es, y luego Radio es adiós, muchacho. No, no tan fácil. Quiero saber qué ha estado tratando de hacer desde el principio. ¿Cuál es su agenda? Me quedaré aquí parado Radio Hasta que reciba una respuesta. De acuerdo. Me tomó mucho tiempo recuperarme de las heridas, pero después de dos años en este hoyo infernal, decidí poner pelea. Si usted pudiera ser manipulado correctamente, quizás saldría de esta miserable instalación, y justamente terminaría frente a un juez y un jurado. Contrataría unos buenos abogados y esperaría que hombres y mujeres, buenos y honestos, valoraran mi visión de un mundo mejor. Compro el plan. Pero lo estropeaste en la audiencia. Luego de perder mi temperamento y atacarte supe que se había acabado el juego. Un juicio sería una larga miseria con un fin predecible, resultando incluso en una más grande humillación. Así que decidí aceptar mi destino, pero yo quería que hubiera una declaración de la verdad. Quería que hubiera constancia grabada en caso de que alguien alguna vez le importe ver los hechos. Ahora volveré con mis libros y mis pensamientos privados. Me despido de ti y todo eso. Buenas noches, habitación. Buenas noches, Luna. Vete a la , Ralph. Adiós muchacho y sigue tu camino. Todavía me siento mal por Johnnie. Aunque me traicionó, realmente me gustaba. Se quedó trabajando en Reno. Pienso que era lo mejor para ella. Una nueva ciudad, un nuevo lugar para vivir, un nuevo comienzo. Sí, creo que salió de la mejor manera. Otra cosa. La doctora. Solía ser un hombre. Un tipo muy malo. Luego las cosas cambiaron. parece importante para él. ¿Cierto, muchacho? Bueno, vamos. Bienvenido a Les Fontaines Radio Calabacín. No te preocupes, estarás bien aquí. Vendré a verte. Adiós, señora. Adiós, señor. ¿Vienes? Rosy te mostrará tu habitación. En el cajón grande, puedes ordenar tus cosas. Mira. Te dejo hacerlo. Esta es tu cama. ¿Todo bien? Te dejo ordenar tus cosas y te espero en el pasillo. ¡Buenos días, señora! Niños, él es su nuevo compañero: Icare. Calabacín. Oh, sí, disculpa. Su nuevo compañero de clase: Calabacín. ¡Tiene más bien cara de “papa”! ¡Basta, Simon! ¡Calma, niños! Bueno, me iré. Nos vemos luego, señor Paul. Nos vemos. Siéntate, muchacho. Bueno, continuaré. La vaca es un rumiante. Esto significa que ella rumia. Ella come la hierba una primera vez, pero sin masticarla. Luego, pasa por su estómago, y la mastica lentamente. No sabemos exactamente por qué la vaca Radio ¡Bienvenido a la cárcel, papa! ¡Ya huele a papa a las brasas! ¡Vaya! ¡Hay mucho espacio allí dentro después de tanto cavar! ¡Para, Simon! ¡Apártense! Bueno, papa, ¿por qué estás aquí? ¿Eh? ¡Vamos, cuenta! ¿Por qué te trajeron aquí? Espera un momento. Son papas en tu plato. ¡Eres una papa comiendo papas! ¿No te parece extraño? Chicos, la papa es un caníbal. ¡Basta, Simon! Estás aquí porque tus padres no te querían más. ¡Una papa podrida! Al compost. ¡Para ya! ¡Cállate! Miren, Alice está con el vibrador. ¡Y tú, mírate con tus parches! Me los puso Rosy porque me dolía la cabeza. ¡Basta ya con tu tenedor! Tarde o temprano, sabré por qué estás aquí. ¡Lo sabré! Otro autista. ¡Hora de dormir! ¡Todos a los dormitorios! Calabacín ya está dormido. Ahmed, ¿fuiste a hacer pis? Eh Radio creo. ¿Crees o estás seguro? Creo. ¡Eres muy tonto, hombre! ¡Sí, eres muy tonto, hombre! ¡Ahmed, la chica que moja la cama! ¡Basta! ¡Vamos! Él me pegó. Besos para todos y apago la luz. ¡Buenas noches! Gracias. Hasta mañana. ¿Está durmiendo la papa? No, no duerme. Y no va a dormir de toda la noche. ¡Está muy alto! ¡Déjame intentar, por favor! ¿Viste cómo vuela? ¡Suéltala! ¿Ah, sí? ¿Y qué harás? ¿Vas a sacar tu varita mágica, Harry Papa? “Harry Papa”, ¡qué tonto! ¡Pelea, pelea! ¡Reviéntalo! ¡Kung-Fu Calabacín! Nunca agarres mi cometa de nuevo, ¿entendiste? No, no entendí. ¡Si tocas mis cosas otra vez, te rompo los brazos! ¡Calabacín es súper fuerte! ¡Qué loco! ¡Qué fortachón! Jugábamos al fútbol, él vino por detrás y me atacó. ¿Calabacín, no dirás nada? Quiero ir a casa con mi mamá. Por favor espera fuera, Simon. Eso es imposible, Calabacín. Tu mamá se ha ido, está en el cielo. Pero aquí estarás bien. Te lo prometo. ¡Oye, papa! ¡Calabacín! Mis padres tomaban drogas. Ambos. Todo el tiempo. Por eso estoy aquí. ¿Me dices porqué estás aquí? Te puedo decir porqué están los demás. Conozco sus archivos de memoria. ¿Ves a Bea? Su madre fue expulsada. A África, mientras Bea estaba en la escuela. La madre de Jujube abre y cierra el refrigerador sin parar. Clic, clac, todo el tiempo. O se pone a limpiar los baños durante semanas. Está totalmente enferma. Vamos, estoy aquí. ¡Dispara! El padre de Ahmed cometió un robo a mano armada. ¿Lo puedes creer? En una gasolinera, para comprarle unas Nike. ¿Llamo a Rosy? El padre de Alice hizo cosas raras, cosas repugnantes. No sé qué exactamente. Alice tenía pesadillas cada noche. Ahora él está en la cárcel. Creo que he matado a mi mamá. Pero fue sin querer. No lo hice a propósito. Somos todos iguales. No queda nadie que nos ame. Bueno Radio por la mañana, nos levantamos. Ahmed mojó de nuevo la cama. Luego, nos lavamos. Todos menos Simón. Siempre finge ducharse. Y Jujube se come la pasta de dientes. Su madre le dijo que era saludable. Esto es un orangután. Un gorila. El señor Paul nos habla de los que existieron antes que nosotros. Vivían cuando ni siquiera había jabón. Nunca se duchaban. ¡Igual que Simon! ¡Profesor! Luego, Jujube pidió ir a la enfermería. Por la pasta de dientes. Mientras, jugamos a ser hombres de Cro Magnon. Qué bueno todo esto. Parece divertido. Sí, es divertido. ¿Qué pasa, muchacho? No será tan divertido cuando no vuelva más. ¿Crees que vengo porque tengo que hacerlo? No sé, es su trabajo. No, no es mi trabajo. Vengo porque me agradas. Me agradas también. No les gustan los policías. Sobre todo a Ahmed, cree que encerró a su padre. Buenos días, señora.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.