Anuncios

LA 97 – 97.3 FM

LA 97 – 97.3 FM, Escuchar LA 97 – 97.3 FM en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

¿No he sido suficiente problema para ti? Bien, procedamos. Comenzaremos con las formalidades. Es de febrero, a las : de la tarde. Soy Paul Wincott, fiscal de distrito del Condado de Alameda, California. Esta audiencia será grabada visualmente y transcrita por un taquígrafo debidamente designado por el Tribunal Supremo del estado de California bajo la jurisdicción del honorable juez Thomas Vancleeve. Doctora, según tengo entendido a usted le gustaría hacer una declaración abierta antes de que procedamos con una serie de preguntas referentes a su caso. Esto es una confesión. Tiene muy poco que ver con los cadáveres que hallaron en mi clínica. Eran un simple daño colateral. Mi confesión tiene que ver con el asesino profesional Frank Kitchen o como sea su verdadero nombre. Contrario a mi juramento como médico y a todas las normas médicas civilizadas, realicé cirugía radical no deseada e innecesaria con el señor Kitchen, a quien admito que desconocía completamente y era un paciente poco dispuesto. Lo hice parcialmente por razones profundamente personales. Había asesinado a alguien muy cercano a mí, y a cambio, mi primer instinto fue básico. Quería causarle a Frank Kitchen un enorme dolor psicológico. Quiero que comprenda esto, y el registro me dará la razón. Soy muy simpática con aquellos que quieren y eligen participar en la reasignación de género, Pero normalmente eso nunca incluiría a Frank Kitchen. Era a todas luces el tipo de hombre que se reveló en actividades criminales, tanto como en su masculinidad. Pero, con el paso del tiempo, mientras más pensaba en la situación, cambié de opinión respecto a él. Era un chico abandonado que había quedado bajo la tutela del estado condenado a vivir en las calles a temprana edad. Tengo la tradicional nostalgia romántica por la idea que todo el mundo debería tener una segunda oportunidad, pero también soy una doctora, una científica y de alguna manera una artista. Decidí que no haría y no podría hacer algo simple para vengarme, así que realicé la cirugía parcialmente como un experimento. Quería reforzar la teoría de que si el género es la identidad, entonces hasta el procedimiento quirúrgico más extremo fracasaría en alterar la esencia y esto resultó ser cierto. Frank Kitchen todavía es por mucho, el hombre que era porque cree en sí mismo para ser el hombre que era. Como verán, mi experimento fue un éxito y un fracaso. Mi sincera esperanza para su redención fue ingenua. Frank Kitchen regresó directo al arma. Volvió directo a matar. También quiero confesar el delito de arrogancia, con el crimen imperdonable de una estimación desmesurada de mi propio valor. Sin embargo, habiendo dicho eso, Me encuentro en una encrucijada filosófica. Mientras que soy consciente de mi propia insuficiencia en el gran esquema de las cosas, al mismo tiempo me encuentro presa de mentes inferiores. Me he atrevido a desafiar la moral convencional, pero el verdadero individuo siempre ha tenido que luchar con ser abrumado por la tribu y a ningún precio. Incluso este encarcelamiento e indignidad es demasiado alto de pagar por el privilegio de ser dueño de ti mismo. En sus términos, lo lamento por nada. Absolutamente nada. Me enorgullece el trabajo experimental que hacía por el beneficio de cada ser humano vivo. A veces se tienen que usar métodos duros en el camino del progreso. Esa es mi declaración. No responderé ninguna pregunta. Ninguno de ustedes son dignos de mi tiempo. Ahora regrésenme a mi celda. No era que el honesto John fuera difícil de encontrar. Tiene una oficina en un viejo callejón en una mercería de productos secos. Incluso mantiene su horario habitual. Tiene guardaespaldas, pero no cámaras de seguridad. El honesto John no quiere ningún registro de quien viene a verlo o con quién estuvo hablando. Lo mejor que puedes tener a tu favor es el elemento sorpresa. ¿Entonces cómo consigues eso cuando tu objetivo ya sabe que está siendo cazado? : am, a pleno día. El lugar donde trabajan. Es donde se sienten seguros. Es donde recuperas el elemento sorpresa. Oye, esto es un elevador de carga. Espera, espera, espera. ¿Quién coño eres? Frank Kitchen. Escondí al señor honesto John en el sótano, me deshice de los cuerpos, y luego tenía unas cuantas preguntas para él. Quiero saber qué pasó. ¿Por qué me entregaste? Cómo acabé así. Quiero detalles, John. Y no tengo mucho tiempo. Pero traje esto. No lo vas a necesitar. La doctora me pagaba mil, si les llevaba gente para operar. No es fácil, ya sabes, hallar gente así. Gente que nadie va a extrañar cuando desaparece. No quieres que vengan los policías y hagan preguntas, ¿cierto? Otra vez. ¿Por qué yo? Así es como fue todo. La doctora te quería. Pero siendo sincero contigo, te tenía en la mira también. Hiciste un trabajo en Las vegas hace un año. El hombre al que mataste era primo mío. Era algo familiar. Mira, mi sobrino es un maldito idiota, pero la familia se volvió loca. Me llamaron, piensan que soy un tipo importante. ¿Qué es lo que iba a hacer? ¿Cuándo iba a hacer algo? Así que pregunté por ahí. Averigüe que habías sido tú el que había matado al hombre. Me sentí mal, pero ¿qué iba a hacer? Luego la doctora me llama y me dice lo que necesitaba, así que pensé que podía matar dos pájaros. Te contrataba, quedaba bien con mi familia, la doctora obtenía lo que quería y yo lo que buscaba. Es una lástima que perdieras, pero todos los demás ganaron. Quiero saber más de esa doctora. Ella hace su dinero haciendo cirugías a bajo precio. Alguien me dijo que le habían retirado la licencia hace un par de años. No somos amigos. Mantiene su distancia. Quieres saber de la doctora, y deberías preguntar por tu novia. ¿Cómo? Me oíste. ¿Qué? ¿Crees que simplemente te encontraste con ella en el bar? Qué tonto eres. Pensé que eras un tipo listo. Pero supongo que el pequeño le gana al grande. Sucede todo el tiempo. Ella te siguió desde el hotel. Te recogió, se acostó contigo, y le reportó a la doctora. Así podían mantenerte vigilado en el proceso. Es una enfermera, ¿verdad? Las enfermeras trabajan para los doctores. Sí, tienes razón. Tómate uno. Creo que me daré una ducha primero.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.