Anuncios

Planet Music Mar del Plata 101.1 FM

Planet Music Mar del Plata 101.1 FM, Escuchar Planet Music Mar del Plata 101.1 FM en vivo internet on line

b>Añadir a su sitio.

Sabes, tal vez quieras irte a seis o más calles fuera de aquí, ¿donde andan los locos? Probablemente te vaya mejor allá. Sólo estoy siendo amigable. Haz silencio aquí dentro, ¿oíste, nena? Hola, Frank. Puedes llamarte la doctora. Soy la que te operó. Y la razón es simple. Hace medio año, mataste a un hombre que era muy cercano a mí. En la bolsa, dejé una fotografía de él como un pequeño recordatorio del terrible acto que hiciste. Deberías pensar en positivo, quizás hasta agradecerme. Tienes una nueva vida. Puedes empezar de cero. Y esta vez eres una mujer. De muchas maneras, a menudo se dijo que era la más espléndida de las criaturas de Dios. Te he liberado de la prisión masculina en la que estabas viviendo. Soy una excelente cirujana y estoy muy orgullosa del trabajo que te hice. Tu cuerpo y rostro han sido cuidadosamente esculpidos, sin cicatrices visibles para el observador casual. La gente paga pequeñas fortunas por un trabajo menos eficiente que el que te he hecho. Pero me temo que tendrás que sostener tu nueva feminidad con hormonas. Encontrarás todo lo que necesitas en el paquete que te envié. Deberías comenzar de inmediato con un Premarin, para empezar, dos por día. Luego de una semana, añade Prevera. Dos por día. También te dejé algo de ropa femenina y $ para cosas variadas mientras sigues convaleciente. Entiendo que tu alojamiento actual se aleja de lo ideal. Muchos de mis empleados pagaron la renta. Tu habitación está pagada por las próximas dos semanas. Dejamos la orden de que no te molestaran. Mi generosidad te permite recuperarte a tu propio ritmo. Una cita de Hamlet que podrías hallar inspiracional: “Dios te ha dado un rostro, y tú te has hecho otro.” Buena suerte, Frank. Fuiste un hombre muy malo. Esta es tu oportunidad para redimirte. No, cariño. Elegiste al tipo equivocado para tratar de robarle. Me gusta esa mirada tuya. Sólo quiero ver qué es lo que tienes allá abajo. Vamos, sube. ¡Oye! ¿Te acuerdas de mí? Déjame en paz, llamaré a la policía. Mira, habitación Radio . Necesito mis llaves ahora. ¿Quién eres? Vinieron unos hombres. Hicieron esto. Buscaban algo, no sé qué. ¿Quién pagará por esto? Pensé que volverías, pero no lo hiciste. No comprendo, luces muy diferente. Llegaste abajo, me diste dinero. ¡! Sí. Bien. Bien. Bien. Su instalación médica, el equipo, las enfermeras, sus guardaespaldas privados Radio Los costos debieron haber sido enormes. Dígalo. “¿Cómo me hice tan jodidamente rica?” De acuerdo. ¿Cómo se hizo tan rica? Mi padre lo hizo bastante bien al enviarme a buenas escuelas. Cuando murió, recibí una herencia razonable, la cual, a diferencia de mi hermano, invertí prudentemente. Luego fui a trabajar. Era muy buena en mi profesión. Y mi clínica resultó ser muy lucrativa. Si eres una cirujana plástica, el cielo es el límite. Entonces, ¿había problemas con sus compañeros en el hospital? Tenía enemigos. Enemigos políticos dentro de la comunidad médica. Mis formas siempre me causaron problemas con los menos equipados para mantenerse al día. Era mejor cirujana que cualquiera de ellos. Odiaban eso. Y era una mujer. Eso lo hizo peor. De acuerdo, sí. Cuando perdí mi licencia médica puse una clínica ilegal. Antes, a menudo hacía cirugía plástica para idiotas que querían una nariz más pequeña, senos más grandes, a veces un pene más largo Radio Más al punto, entonces usted se interesó en Radio Operaciones de cambio de género, sí. Luego de no poder ejercer oficialmente, descubrí un inmenso mercado negro para ese tipo de cirugía. La mayoría de la gente que lo quería no quiere pasar por un interminable período de espera, y sumado a eso, muchas veces no podían pagar los enormes costos. Y se aprovechó de eso. Estaba haciendo cosas beneficiosas, haciendo a la gente feliz, dándoles la atención médica que querían. Y tenía el beneficio añadido de financiar mi investigación independiente. En la escuela siempre era la mejor de la clase. En el hospital siempre era la mejor cirujana del equipo. Siempre era la única que descubría una nueva técnica, un mejor modo de hacer mejor las cosas. Pero todo lo que me trajo fueron envidia, celos y ahora desgracia. Así que me convertí en una renegada. Una rebelde en la frontera médica. Y es solitario allá afuera, Ralph. Muy solitario. ¿Sí? Hola, ¿está Johnnie? Sí, habla Johnnie. Soy yo, Frank. Frank. Sí. El Frank de la cita en el café de medianoche. Oye, ¿me recuerdas? Sí, me acuerdo. ¿Quieres reunirte para un café? Claro. ¿Esta noche? Sí. ¿Qué tal si nos reunimos en ese lugar cerca de donde estabas? El mismo lugar de antes. Oye, escucha. No luzco igual. Me afeité y otras cosas. Yo Radio Oye, tengo que volver al trabajo. Estoy doblando así que te veré en mi descanso. Digamos que a las :. Sí, te veo esta noche. ¿Frank? Sí, soy yo. Me veo un poco diferente, ¿no? Estás diferente. Muy diferente. No sé qué decir. Así que eres una enfermera. Sí, supongo que olvidé mencionarlo. Te hicieron una cirugía plástica, ¿no? ¿Como un mafioso salido de una vieja película? Eres algún tipo de criminal, ¿no? Me había dado cuenta. Aunque todavía puedo notar que eres tú. Está bien, te ves bien. Pasé por una especie de mala experiencia con tipos bastante malos. Pensaba que podía quedarme en tu casa por un par de días. Prometo que no me meteré en tu vida. Incluso te pagaré por eso. No, no quiero tu dinero. Somos amigos. Amigos con beneficios. Sí, es bastante básico aquí. No soy muy dada a arreglar los lugares. Ni siquiera tengo una TV. Me gusta mantener las cosas al mínimo, ¿sabes? Sólo necesito un lugar donde despejar mi cabeza. Para ver qué haré. Esto está bien. Quédate el tiempo que quieras. Te haré saber si abusas de la bienvenida. Oye, una cosa. Yo Radio ya te lo había dicho en la cena. Tengo problemas. Oye, sin presiones. Siéntete cómoda. Pero como es mi casa, me quedo con la cama. Dormirás en el sofá. Te traeré una manta y una sábana. Tengo una almohada extra en el armario. Todo está limpio, así que no tienes que preocuparte por agarrar alguna enfermedad. Mi casa es tu casa, ¿no? De todos modos, siempre confío en mi instinto, ¿sabes lo que digo? No estoy segura por qué, pero me siento conectada a ti.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.