Radio:Radio Manantial Digital 97.3 FM Mar del Plata

Radio Manantial Digital 97.3 FM Mar del Plata, Escuchar Radio Manantial Digital 97.3 FM Mar del Plata en vivo internet on line

su vida donde deseaba. Hoy estaba tan harta de vivir Radio Radio que pensaba acabar de una vez. Y ahora está furiosa conmigo. Miss Virginie, Mr. Clay está dispuesto a pagarle guineas Radio Radio si la noche que él decida, va usted a su casa. ¿A su casa? Sí, a su casa. ¿Sabe usted que casa es ésa? ¡La casa de mi padre! Yo jugaba en ella de niña. Esa mansión es lo único que queda de los tiempos Radio Radio en que era rica, bella e inocente. La heroína de Mr. Clay es rica, bella e inocente. Durante todos estos años, al pasar frente a ella, soñaba con volver a entrar en esa mansión. Ahora entrará otra vez, miss Virginie. No. No iré nunca a esa casa, Mr. Levinsky. Usted ha estado antes aquí. No es un sitio bonito, ¿verdad? No. Pero no creo que esté acostumbrado a cosas mejores. Vivo junto al puerto, cerca de los almacenes de la compañía. ¡La compañía de Mr. Clay! ¡Es cierto! Usted es un hombre importante. No, miss Virginie. Usted dirige la oficina del viejo. Todos sus asuntos pasan por sus manos. Vive en una casa grande. Una habitación. ¡Una habitación! Me pregunto cómo será. ¿Tuvo un hogar de niño? No. Lo imaginaba. Le conocía, ¿verdad? No, miss Virginie. Se llamaba Ducrot. Era mi padre. No es actual, miss Virginie. Su padre murió antes de mi llegada a China. Se suicidó. Esa no es mi madre. Es la emperatriz Eugenia de Francia. Mi padre y yo solíamos hablar Radio Radio de cosas grandes, espléndidas, nobles. Me contaba que la emperatriz Eugenia Radio Radio se ponía los zapatos una sola vez. Zapatos blancos de raso. Después los regalaba a los colegios de monjas Radio Radio para las niñas que hacían la primera Comunión. Yo iba a hacer lo mismo. Papá estaba orgulloso de mis pequeños pies. La emperatriz llegó muy lejos con su forma de ser. Le dijo al emperador Radio Radio que el camino hacia su alcoba Radio Radio pasaba por la Catedral de Nôtre Dame. ¿Por dónde pasa el camino a mi dormitorio? Últimamente por las oficinas de las casas de cambio. Vamos donde nos dirigen, miss Virginie. ¿Qué pretende el viejo en realidad? Demostrar su Radio omnipotencia, hacer lo realmente imposible. Sin embargo, Usted ha dicho que el emperador de Roma dominaba al mundo. Esa gente de ahí abajo va al norte, al sur, al este y al oeste. ¿Pero cuánta de esa gente se movería si no se lo ordenase Radio Radio Mr. Clay u otros comerciantes tan ricos como él? Ahora Mr. Clay le dice que vaya a su casa, y usted tendrá que ir. Supongo que nadie podría insultarle, aunque quisiera. ¿Por qué iba a consentirlo? ¿Y si le ordenase salir de mi casa? Se quedaría sentada Radio meditando los motivos por los que me habría echado. ¿No me ha dicho que no tiene familia en Europa? Hubo una matanza, miss Virginie. Los asesinaron a todos. Usted escapó y vino a China. Antes estuve en otros muchos lugares, Francfort, Londres, Ámsterdam, Lisboa Radio Bien, ahora está aquí. Sí, miss Virginie. Ahora veo Radio quién es usted. Creí que era una pequeña rata de los almacenes de Mr. Clay. Eres el judío errante. Hubo un tiempo en que viajé. Aunque costaba mucho. Un capitán inglés, el que me contó su historia, me llevó a Japón. La primera noche hubo un terremoto. La tierra tembló resquebrajándose ante la pérdida de mi inocencia. En los chales, miss Virginie Radio ¿Los chales? Sí. En los que le traje para que eligiera Radio Todos tienen un dibujo con unas líneas bien definidas. Sólo que a veces las líneas Radio Radio salen al contrario de lo que se espera Radio Como en un espejo. Con dinero para viajar, puede llegar tan lejos como Radio Radio la emperatriz Eugenia de Francia. Sólo que con este dibujo, el camino es de dirección contraria. ¿Y por qué no, miss Virginie? ¿Y dijo que no conocía a mi padre Radio Radio ni sabía nada de él? Ese es el lema del escudo de armas de mi familia. Pourquoi pas? ¿Significa por qué no, miss Virginie? Dígale a Mr. Clay que el precio que ofrece es insuficiente. Por este trabajo quiero guineas. Ese es el trato. O dicho en términos que entenderá: Una vieja deuda. ¿Es su última palabra, miss Virginie? Sí. ¿La definitiva? Sí. Aquí tiene guineas. Al final todos sus pecados le han vuelto loco. Los comerciantes y banqueros están locos. De un modo u otro éste será el final de Mr. Clay. ¿Sí? Sí, miss Virginie. Pero ahora pensará que perseguir una historia Radio Radio es mucho más seguro que el logro de beneficios. ¿Quiere un recibo? No, miss Virginie. ¡Marinero! Mi amo, que está en ese coche, dice que si te gustaría ganar guineas esta noche. Ven. Ven. Eres un marinero muy apuesto. ¿Te gustaría ganar esta noche guineas? Sí, eres un marinero muy apuesto. ¿Te gustaría ganar esta noche guineas? Sí, me gustaría ganar guineas. Ahora mismo pensaba en el modo de ganar guineas. Sube a mi coche. Te contaré todo en mi casa. No. Es demasiado elegante. Mis ropas están llenas de brea. Correré a su lado. Puedo ir tan deprisa como ustedes. Es joven, ¿eh, Levinsky? Está lleno de los jugos de la vida. Tiene sangre en las venas Radio Radio y supongo que lágrimas. Ansía y sueña con las cosas Radio Radio que ablandan a la gente. La amistad Radio El amor Radio En eso se disuelven Radio Radio los huesos de un hombre. Una vez rompí con un socio Radio .. para que no llegara a ser mi amigo Radio Radio y me ablandara los huesos. ¿Crees que ha visto el oro alguna vez? Habrá oído hablar de él. Extiende tu mano. Lo que vas a ganar esta noche. Una moneda de guineas. Es oro. Y el oro, amigo mío, es sólido, duro, a prueba de Radio Radio disolución. Eres un pobre marinero y yo soy un hombre muy rico. Mi nombre vale en China más dinero del que has oído hablar. En América cuando me nombran, nombran un millón de dólares. Ese millón de dólares Radio Radio soy yo. Yo mismo. Mis días, mis años Radio Mi vida. Pronto una de mis dos mitades Radio Radio desaparecerá y la otra, mi millón de dólares, seguirá viviendo. Pero, ¿dónde? Sería un gran placer Radio Radio dejar mis posesiones a un niño. Un niño Radio Radio cuya existencia yo mismo he provocado Radio Radio he provocado, como he engendrado mi fortuna. Los hambrientos coolies de las plantaciones, estaban contribuyendo a su creación. Para ellos se trataba



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.