Radio:Radio Mitre 107.7 FM Mar del Plata

Radio Mitre 107.7 FM Mar del Plata, Escuchar Radio Mitre 107.7 FM Mar del Plata en vivo internet on line

a dejar un cáncer en la mente. Pero intentaremos reparar el daño. No debe preocuparse. ¿Qué debo decirle a mi marido? Naturalmente está ansioso por saber algo. ¿Qué va a decirle? Al marido no se le dice nada. Alice, me alegro de verte. Hola, querida. ¿Qué tal te ha ido con Louis? ¿Louis? El Dr. Judd. Alice lo sabe. Por supuesto, yo sugerí a Judd. Le conocí en un barco. Odio la forma en que va por ahí besando manos, pero supongo que sabe mucho sobre psiquiatría. Supuse que Alice conocería a alguien. No creo que fuera necesario. Lo siento. Me parece que he metido la pata. Lo siento, Irena. Seguro que ni Oliver ni yo pretendíamos ofenderte. Lo siento muchísimo. Adiós, Alice. Querida, no hay motivo Radio Pero, Oliver, ¿cómo puedes hablar de esas cosas? Esas cosas son íntimas. ¿Qué le dijiste? A Alice le puedes contar todo. Es buena persona, lo entiende. Una mujer no quiere que otras mujeres sepan ciertas cosas. Irena. Me desperté y te habías ido. ¿Qué pasa, cariño? No podía dormir y salí un rato. ¿Adónde fuiste? A dar un paseo. Siento lo de esta tarde. Es que Radio No pensé en ello. Oliver, no deberíamos reñir nunca. No me pongas celosa o me hagas enfadar. Sea lo que sea, lo que hay en mí es inofensivo cuando soy feliz. Daré volteretas, querida, bailaré en la calle, si eso te hace feliz. Hacia la línea delgada Radio grados. Lo siento. Me he equivocado. Lo intentaré de nuevo. Fumemos antes un cigarrillo. Es la ª vez que te equivocas. A mi edad volviéndome negligente. Algo te ronda por la cabeza. ¿Algún problema? No. Debe ser el matrimonio. Bueno, en cierto modo, sí. Estoy preocupado por Irena. ¿No estaba visitando al Dr. Judd? Eso creía yo, pero esta mañana fui a verle, y no ha vuelto desde la primera vez. Creí que estaba ansiosa por curarse. Por lo visto, no. Lo siento, Ollie. Te debes sentir muy desgraciado. ¿Sabes? Es curioso. Nunca había sido desgraciado. Las cosas siempre me han ido bien. De niño me lo pasaba muy bien. La escuela me divertía, y la oficina, contigo, el capitán y el doctor. Por eso no se qué hacer con respecto a esto. Nunca he sido desgraciado. ¡Eh! Espera un momento. No puedo evitarlo. No puedo evitarlo. No puedo soportar verte desgraciado. Te quiero demasiado y no me importa que lo sepas. Te quiero. Lo siento. Olvídalo. Está Irena. Estás enamorado de ella. No lo sé. Todo esto me ha hecho reflexionar. No sé realmente lo que es el amor. Ni siquiera sé si estoy enamorado de Irena. Yo sé lo que es amar. Es comprender. Es tú y yo, y olvidar al resto del mundo. Es nosotros dos solos, viviendo juntos, felices, satisfechos. Ni torturas de ningún tipo, ni dudas. Es algo resistente y eterno. Nada puede cambiarnos. Nada puede cambiarnos, Ollie. Yo creo que el amor es eso. Bueno, no es eso lo que yo siento por Irena. Es un sentimiento distinto. Estoy unido a ella. Hay una calidez en ella que tira de mí. Tengo que mirarla cuando está allí. Tengo que tocarla cuando está cerca. Pero realmente, no sé. En muchas cosas, somos extraños. Tú y yo nunca seremos extraños. Me puse directamente a cortejarla porque no tenía nada más que hacer. Nada más que hacer. Nada más que hacer. Ha olvidado la llave. Siempre se me olvida. Pero no se preocupe, nadie va a llevarse a uno de estos. Resiste la tentación admirablemente. ¿La tentación? La llave. ¿Para qué la querría? Por muchas razones. En ciertos casos, hay una necesidad psíquica de liberar el diablo al mundo. Y todos nosotros tenemos un deseo de morir. Vd. teme a la pantera, por eso la arrastra una y otra vez. ¿Por qué no convertirla en un instrumento mortal? No vino a verme el viernes, así que tuve que venir yo. ¿Cómo supo dónde encontrarme? Me lo ha dicho varias veces. ¿Por qué no volvió? No creo que Vd. pueda ayudarme. Vd. es inteligente, sabe muchas cosas. Pero cuando habla del alma, se refiere a la mente. Y no es mi mente la que tiene problemas. Una chica inteligente. Los psicólogos llevan años intentando hallar esa sutil diferencia entre alma y mente, y Vd. la encuentra. Presuntuoso por mi parte, ¿no? Adiós, doctor. Irena. Estoy preocupado. ¿Qué nos está pasando? Yo te quiero, Oliver. Sí, pero la gente puede amarse y separarse al mismo tiempo. Y creo que nos está pasando eso. No hablamos abiertamente, no eres sincera conmigo. Nunca te he mentido. Hoy estuve con el Dr. Judd. No has vuelto a verle. No puede ayudarme. No quieres que te ayude. No quieres que te ayude yo, ni ayudarte tú misma. Se lo decía a Alice esta tarde. Te contentas con seguir Radio ¡Alice! Yo te Radio Te prometí que no reñiríamos. Calmémonos un poco. Me vuelvo a la oficina. Tengo cosas que hacer. ¿Quiere subir a la oficina, Sr. Reed? Tomaré un café en Sally Lunn antes de seguir trabajando. Volveré enseguida. Hola, Sr. Reed. Minnie. ¿Le apetece sopa de pollo? No, gracias. Tráeme una tarta de manzana y un café. Sí, señor. ¡Dios mío! ¿A nadie le gusta la sopa de pollo? ¿Diga? ¿Diga? ¿Diga? ¿Diga? John Paul, ¿no odias a la gente que hace eso? Buenas noches, John Paul. Unas cajas de cerillas para su colección. Gracias, Srta. Moore. ¡Chartreuse! ¡Qué elegante! Qué pena que no bajara antes. El Sr. Reed estuvo aquí. ¿Adónde ha ido? Dijo que iba al Sally Lunn. Voy a buscarle. Buenas noches. Buenas noches, Srta. Moore. ¿Puedes exprimir el café para mí? Sí, pero este café ha trabajado tanto, que tiene músculos. ¿Qué haces por aquí a estas horas de la noche? Veo que hay tormenta. Debes resolver tus problemas tú mismo. Me beberé esto y me iré a casa. Vete tú también y arregla las cosas con Irena. Alice, creo que eres excelente. Por eso soy peligrosa. Soy diferente. Buenas noches, Minnie. Adiós. Buenas noches. Buenas noches. ¿Tienes frío? Un gato ha pisado mi tumba. ¿No quieres que te acompañe? No gracias. Ya soy mayor, y no tengo miedo. Bien, buenas noches. Buenas noches. Suba, hermana. ¿Va a venir conmigo, o no? ¿Ha visto un fantasma? ¿Lo ha visto Vd.? ¿Taxi, señora? No, por favor. No me toques. Irena, lo siento. Me has dado un susto enorme. No sabía dónde estabas. Lo que pasó hoy, pasa en muchas familias. Estaba muy nervioso. Tienes que entenderlo y perdonarme. Te perdono. Irena. ¿Qué? ¿Te encuentras bien? Sí, estoy bien. Liberar el diablo al mundo Radio En algunos casos hay una necesidad física de liberar el diablo al mundo. En algunos casos hay una necesidad física, un deseo mortal, de liberar el diablo. Un deseo mortal Radio Una necesidad física. La llave Radio La llave Radio La llave Radio La llave Radio Temo que Irena se aburra. Arriba hay cosas preciosas. ¿Por qué no subes a verlas? Me gustan estos barcos. Quiero quedarme contigo. No me apartes de tu lado. Sólo queremos que no te aburras. Te veremos dentro de una hora. Mira, Ollie, un dibujo de la Victoria. Es el “Man of the War” con las velas a popa. Dame la llave de la piscina. Claro, querida. Es un gatito precioso. Es uno de los que tuvo Tabby el mes pasado. No olvides apagar las luces luego. No lo olvidaré. ¿Diga? Sí, bien. Un momento, querida. ¿Sí? ¿Está la Srta. Moore? Acaba de bajar a la piscina. ¿Puedo entrar a verla? Claro. Por esas escaleras. Oye, esta noche no puedo. ¡Socorro! ¡Socorro! ¡Socorro! ¡Dios mío! ¿Qué pasa? ¡Santo Dios, Sra. Hanson! Ven conmigo.



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.