Anuncios

Radio Mar del Plata

Radio Mar del Plata, Escuchar Radio Mar del Plataen vivo internet on line

Añadir a su sitio.

años antes de lo que los libros de historia nos dicen. Y adivina qué, cuando Michael Molnar miró sus cartas para el año A.C. descubrió que el de abril Júpiter estaba en Aries. Habría sido un signo de que un importante evento real se avecinaba. Pero había aún más maravillas regias ese día. Saturno entró en Aries y también lo hizo el sol, entonces la luna fue eclipsada y reveló a Júpiter, otra señal favorable. Los antiguos también encontraron significado en el amanecer, que veían como un símbolo de nacimiento. Ese día Júpiter surgió como una estrella de la mañana. Este era el momento más poderoso para provocar el nacimiento de un rey, éstos indicaron colectivamente el nacimiento de un súper rey, si se quiere, el Mesías. Este conjunto de alineamientos puede haber escapado a los astrónomos modernos, pero habría con toda seguridad impresionado a los astrólogos del siglo . Sobre todo si los astrólogos eran sabios que viajaban desde el este. Al este de Judea estaban Babilonia, el lugar de nacimiento de la astrología, y Persia, donde también floreció. Los sabios que, de acuerdo con el evangelio de Mateo, llevaron regalos de oro, incienso y mirra del Este, bien pudieron haber sido unos astrólogos deseosos de saludar al nuevo rey, con la ayuda de guías locales. Tal vez alguno de ellos partió del otro lado del desierto de Judea. Hay incluso pistas de la ruta que pudieron seguir si se examina el origen de esos regalos. Hoy oro, incienso y mirra se pueden encontrar en un bazar de Jerusalén. Esta es la mirra, un tipo de aceite perfumado utilizado en la antigüedad para ungir reyes. Y este es el incienso una goma de sabor amargo obtenida de árboles árabes, que al quemarse desprende un olor exótico. Fue utilizado para purificar los templos, y todavía se utiliza en la mayoría de las iglesias. Pero el incienso y la mirra no eran libremente disponibles en el siglo . Deben haber sido extremadamente difíciles de encontrar. El incienso y la mirra no crecían en realidad en el Este, sino en el extremo sur de Arabia, por lo que habría sido un desvío para cualquiera que viajara desde el Este a Judea. Pero la investigación histórica muestra que podrían haber sido comprados en la ruta. Ocultos en los cañones del sur de la moderna Jordania están los restos de la capital del antiguo reino de los nabateos, la antigua ciudad comercial de Petra. La civilización nabatea florecía hace años y es un lugar donde sabemos que se comerciaba incienso y mirra. En la época en que nació Jesús, Petra se había convertido en la ciudad más importante de las caravanas del mundo antiguo. Todo el comercio de Arabia tenía que pasar a través de Petra, y eso les dio a los nabateos un bonito y total monopolio del incienso y la mirra. Esto hace a Petra no sólo la ruta más probable desde el Oriente, sino también un gran lugar para que los sabios hicieran sus compras. Si el nacimiento de Jesús fue anunciado, aunque sólo sea por astrólogos, no hay evidencia en los evangelios de que Jesús creció sabiendo que él era especial. Hoy los bebés nacidos en Belén por lo general empiezan a vivir en estas maternidades modernas, pero las circunstancias del nacimiento de Jesús eran humildes y conflictivas. De su madre, María, se decía que era soltera en el momento de su concepción un hecho que habría atraído tanto desprecio hace años como todavía lo hace en la Palestina del siglo . Incluso hoy en día los palestinos tradicionales creen que todos los bebés como éste deben ser concebidos dentro del matrimonio si sus madres quieren evitar represalias severas. Nadera Shalhoub-Kevorkian es una experta en la situación de la mujer en Palestina. Que una mujer joven esté embarazada y no esté casada, significa que la familia no pudo protegerla. Significa que el hombre, el honor masculino, ha sido herido, alguien ha herido su honor y es muy malo porque, trae mucha vergüenza. Una mujer embarazada antes del matrimonio podría ser arrojada a un pozo. El último caso es el de una joven de años. El padre al saber que había perdido su virginidad la llevó a médicos y ambos ginecólogos le dijeron que ella había perdido su virginidad por lo que terminó tomándola de noche, cortándole la cabeza, y tirando la cabeza, totalmente separada del cuerpo. En los días de María los asesinatos por honor estaban respaldados por la ley, que prescribía la muerte por lapidación. Ella habría sido asesinada, ya que eso podría haber causado un escándalo, y la reacción social habría sido extremadamente complicada y ella habría sido acusada de traer vergüenza y deshonor a la familia. Tal vez el hecho de que María vivió para contar la historia fue gracias a José. Los evangelios dicen que él mantuvo en secreto el embarazo de María y se casó con ella antes de que diera a luz. Pero, cuando los evangelios de Mateo y Lucas se escribieron, años después de la muerte de Jesús, dijeron que Jesús había nacido de una virgen y concebido por Dios. Sabemos que no hay evidencia científica para apoyar un nacimiento virginal y los escépticos afirman que la historia se inventó sólo para promover la divinidad de Jesús en retrospectiva pero incluso sugerir en ese momento que la concepción de María había ocurrido fuera del matrimonio habría sido una locura porque hubiera dejado a la nueva religión incipiente, el Cristianismo, expuesto al ridículo. El doctor Mark Goodacre, un erudito bíblico de La Universidad de Birmingham en Inglaterra ha encontrado evidencia en el evangelio de Juan y en autores judíos y romanos de los siglos y , de la amplia difusión de calumnias anticristianas. Oponentes de Jesús, en el evangelio de Juan, decían, tú no naciste de padres humanos ordinarios sino de la fornicación. Celso dice que todo tiene que ver con que María tuvo una unión ilícita con un soldado romano, Tatalion dice este es tu hijo de una ramera. En otras palabras, la concepción virginal no es el tipo de cosa que inventas a la ligera, no es el tipo de cosa que usted quiere anunciar a los cuatro vientos. Que amigos y enemigos estén de acuerdo, en una fuerte evidencia de que los escritores de los evangelios no inventaron a la concepción de Jesús fuera del matrimonio, pero cómo esa concepción ocurrió, el historiador no lo puede decir.


Anuncios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.