Anuncios

Radio Residencias 96.5 FM Mar del plata

Radio Residencias 96.5 FM Mar del plata, Escuchar Radio Residencias 96.5 FM Mar del plata en vivo internet on line

Añadir a su sitio.

La estrella y el punto son los tipos de minas existentes. Quién cuenta las minas precisa cerciorarse Juegos que el mapa está actualizado. Esta tarea es tan importante como desarmar las minas. ¿Entendido? ¡Sí, Señor Sargento! De la piedra hasta el mar, haremos un área de seguridad. ¿Preciso decirles lo que sucederá si tratan de escapar? ¡No, Señor Sargento! Uno, dos, tres, cuatro. Uno, dos Juegos tres, cuatro. Uno, dos, tres, cuatro. Encontré una. ¡Encontré una! ¡Encontré una! ¡Encontré una también! No es tan malo aquí. ¿Qué van a hacer cuando vuelvan a casa? Voy a ser mecánico. Un amigo de mi padre tiene un buen taller. Él me va a contratar cuando vuelva. ¿No te olvidas de algo? Silencio. Él debe saber que el futuro es sólo una ilusión de . No es una ilusión. Él me lo ha prometido. Y si Juegos Detente. ¿Le preguntarás si contrata un aprendiz? Sí. Sería genial. Podemos trabajar juntos. Sí. ¿También puedes preguntarle para mí, Wilhelm? Detente. Seria bueno. Los tres Juegos Helmut. ¡Cierra la boca! Detente. Los tres, tomados de la mano. ¿Qué?! Mira. Creo que tiene comida. Tiene pan. Hola. ¿Cuál es el nombre de ella? ¿Hablas alemán? Está herida, mira. Un soldado siempre debe estar listo para ayudar. No tenía muñecas cuando era niño. Tenía un carrito. Así está mejor. ¡Gracias! ¡De nada! ¡Elisabeth! ¡Elisabeth! Será mejor que me vaya. ¿No te dije que no vinieras aquí?! ¿Qué haces ahí? ¡No! Vamos. Te lo advertí, nada de venir a la casa de pesca, ¿verdad? ¿Qué es lo que no entendiste? ¿No entiendes lo que digo? Estoy cansada de que te vayas. ¿Ahora necesitan ir al baño? ¿No? Entonces, váyanse a la cama. ¡Pronto! ¡Rápido! ¿Están todos aquí? Sí, Señor Sargento. ¿Puedes hablar con él? No comemos hace dos días. Quejarse no ayudará. ¿Cómo voy a desarmar minas con el estómago vacío? Soy yo. Sebastian. ¿Qué es lo qué quieres? ¿Sabe cuándo tendremos algo para comer, Señor Sargento? Si no comemos Juegos ¿Y qué importa? ¿Crees que siento pena? No, Señor Sargento. No me importan para nada. No me importa si te mueres. Lo sé, Señor Sargento. No se sabe cuándo llegará la comida. Los alemanes no son prioridad. Buenas noches, Sebastian. A sus camas. ¡Vayan a dormir! ¡A sus camas! ¿Dónde vas? Ahora duerme. ¿Te vas? Voy a buscar algo para comer. Él no puede. Conozco a mi hermano. Lo vi toda la mañana. Vomitó constantemente. Mírame cuando hablas conmigo. ¿Ernst? Así es, Señor Sargento. ¡Mírame! Son convulsiones. Me siento mal. Si tuviera una hora para poder recuperarme Juegos Ernst, tú sabes que no lo puedo permitir. Pero, me siento mal. ¿Él puede descansar, Señor Sargento? Estás un poco caliente, pero igual puedes trabajar, ¿verdad? Señor Sargento Juegos ¿Qué dices, Otto? ¿Debemos dejarlos por una hora? ¿Vamos? ¿Hay que dejarlos descansar? Podríamos hacerlo. ¿Piensas que sólo están tratando de engañarnos? ¿Qué? No, no se atreverían. No, no se atreven. Mírenme, chicos. De vuelta al trabajo. Señor Sargento Juegos ¿Me escuchan? ¡Dije de nuevo a trabajar! ¡Ahora! ¡Rápido! ¿Wilhelm? ¿Wilhelm? Hay algo mal. Toma mi casco. Sácame esta de casco. ¡Ayuda! Quiero ir a casa. Silencio. Vas a estar bien. Helmut, ayúdame a sacarlo de la playa. Ayúdame. Vas a estar bien. Relájate. Relájate. ¡Ayúdame! ¿Por qué no vas a ayudarlo? ¡Ayúdame! ¡Quiero ir para casa! Vas a estar bien. ¡Ayúdame! ¡Ayuda! Silencio. ¡Ayuda! ¡Señor Sargento! ¡Necesitamos ayuda! ¡Quiero ir para casa! No te preocupes. Mírame. Vas a estar bien. Te vas a casa. ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Señor Sargento, ayúdenos! ¡Haga algo! ¡Ayúdenos! ¡Señor Sargento, vamos! ¡Señor Sargento! ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Quiero ir a casa! Mírame. Te vas a casa. Vas a estar bien. Confía en mí. ¡No quiero hacer más esto! ¡Quiero ir a casa! Yo Juegos yo Juegos Gracias, sargento. ¿Qué está pasando? Es mi culpa, Señor Sargento. ¿Tu culpa? La culpa es mía. Estábamos Juegos ¡Mírame! Anoche teníamos tanta hambre. He buscado algo en la granja. Es por eso que se enfermó. Como oficial, es mi responsabilidad asegurar que todo el mundo se alimente. Tú no tienes ninguna responsabilidad aquí. ¿Dónde está tu madre? Cuando digo que no hay nada para comer aquí, no lo hay. ¿Qué es eso? Si se lo comen, ellos se van a enfermar. Está lleno de de rata. Mire aquí. ¿Qué es tan gracioso? De alguna manera, terminé derribando algunos alemanes. ¿De qué se reía? Escucha, chico. Nosotros dos no nos hablamos. ¿Está claro? ¡Tú no me hablas! Te pregunto y tú me contestas. Y siempre con “Señor Sargento.” Sí, Señor Sargento. ¿Por qué hablaste de nuevo? No he dicho nada, Señor Sargento. ¡Vomiten! ¡Beban! ¡Saquen todo fuera! ¡Vamos! ¡Agua! ¿Quieres morir? Muy bien, chicos. Beban. Lávense. Lávense. De la cabeza a los pies. Lávense. Así Juegos bajen la cabeza. Estarán bien. Estarán bien. Ven aquí. Vamos. Ven aquí. Siéntate. Vete a la cama. ¿Puedo mostrarle algo, Señor Sargento? Vete a la cama. Quiero mostrarle algo, Señor Sargento. Con este marco será más fácil eliminar las minas. Ahora la zona queda delimitada, para que podamos encontrar la mina. Bien. Ya entendí. No soy estúpido. Yo sé, Señor Sargento. Toma tus juguetes y vete a la cama. Sé que nos odian Juegos Y no les importa si volamos o nos morimos de hambre. Está bien. ¿No sería mejor si nos morimos eliminando las minas de la playa? No me importa. Toma tu juguete y vete a la cama. La playa debe estar libre de minas. ¿No es así, Señor Sargento? Sí, te entiendo. ¿Por qué tú no me entiendes que debes ir a la cama? Sólo le pido que me escuche, Señor Sargento. Apúrate. ¿Usted me comprendió? ¿Si entiendo qué? ¿Tú me comprendiste a mí? Sí, Señor Sargento. Entonces, toma eso y vete a dormir. Vamos. Buenas noches, Señor Sargento. Buen día. Buen día. ¿Wilhelm Lebern? Sí. Llegó hace unos días. Wilhelm murió ayer. Él todavía está aquí, si quiere verlo. No. No es necesario. Gracias. ¡Estoy aquí, chicos! ¡Levántense! ¡Levántense! ¡A formarse! ¡Descansen! Tengo buenas y malas noticias. Lo bueno es que he visitado a Wilhelm. Se siente mejor. Ellos están cuidando de él, y sobrevivió. Los felicito. Estará en casa pronto. La mala noticia es que estamos atrasados. El resto de la semana debemos desarmar ocho minas por hora. ¿Está claro? Sí, Señor Sargento. ¡No he oído bien! ¡Sí, Señor Sargento! Bueno. Empiezan en diez minutos. Terminen de comer. Tan pronto como llegue a casa, voy a conseguir una cerveza y chicas. ¿Tienes una novia esperándote? No, voy a tratar de conseguir una. ¿No vas a visitar a tus padres? Ellos pueden esperar. ¿Cuál es tu plan? Hacer un montón de dinero, ¿verdad? Así es, mi amigo. ¿Cómo? Como albañiles, por supuesto. El Reich tiene que ser reconstruido. Será nuestra tarea. Werner, Ernst e Hijos. ¿”Hijos”? Nuestros hijos heredarán la empresa. Suena mejor con “e hijos”. Es nuestra propia compañía. Nadie se dará cuenta que no hay hijos. Buena idea. Ludwig e Hijos. Suena muy bien, ¿verdad? Sí. Casi tan bueno como Werner, Ernst e Hijos. Cállate, está pesado. ¡Dije con suavidad! ¿Cuántas minas antitanque hay? , Señor Sargento. Cuenta de nuevo. , , , , , Juegos , , , , , , Juegos , Señor Sargento. ¿Y las minas S? , Señor Sargento. Cuenta de nuevo. ¿Cómo deberíamos llamarlo? Benny. Se llama Benny. Benny, Benny, Benny. No, se llama Timmy. No. Debido al color. ¿Qué tiene que ver Timmy con el negro? Sólo parece negro. Benny es mejor. Lo llamaremos Juegos Tim Benny. Tim es su nombre de pila. Benny es su primer nombre. No, mi amigo Juegos Vamos, Tim Benny. Mira el color púrpura. Un hermoso animal. ¿Qué tipo es? Un come estiércol. Un escarabajo. No. Benny Tim, escarabajo. Benny Tim, escarabajo de estiércol. Sí. Benny Tim, escarabajo de estiércol. A la cama, chicos. Sebastian. Las varillas están aquí. ¿Todo está aquí? Sí, Señor Sargento. ¡Alto! ¡Méalo! ¡Cierra la boca! ¡Alto! ¡Alto! ¡Cierra la boca! ¡Para! ¡Basta! ¡Dispárale al bastardo entre los ojos! Caballeros Juegos Miren cómo los niños nazis se cuidan el uno del otro. Uno, dos Juegos ¡Levanta la cabeza! Caballeros, vengan aquí. Necesito los chicos. ¿Quién eres tú? Sargento Carl Rasmussen. Es mi unidad. Mi trabajo es desminar la playa. Necesito a estos chicos. Necesito todos los chicos. Nosotros avanzamos. Putos daneses. Entren, chicos. Ven, Ludwig. Ludwig. Ven a lavarte. ¡Oye! ¿Qué demonios estás haciendo, Ebbe?


Anuncios

Una respuesta a “Radio Residencias 96.5 FM Mar del plata”

  1. ana dice:

    Buenos días ; felicitaciones a Carolina por todos sus logros,saludos de una de sus seguidoras,ana

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.